| 7/20/2006 12:00:00 AM

El poder de las redes

Descubra el impacto de las redes sociales, que le permiten de manera eficiente apalancar su desarrollo personal y profesional. El networking es considerado un facilitador del funcionamiento de las organizaciones, instituciones, empresas y de la sociedad.

Hace 11 años, cuando volvió a vivir a Colombia, Isabel Londoño tuvo la idea de celebrar su cumpleaños e invitó a un desayuno sus amigas y a las mujeres que de alguna manera habían tenido relación con ella antes de irse a hacer el doctorado en educación a Harvard. Así se institucionalizó un desayuno mensual, que se ha realizado prácticamente en forma ininterrumpida todo este tiempo, y que dio vida a la red Mujeres por Colombia, a la cual pertenecen hoy más de 900 mujeres de diferentes profesiones y edades. La red ha traído beneficios personales a sus distintos miembros al permitirles cosas tan sencillas como solucionar problemas domésticos, pasando por hacer contactos para conseguir trabajo, hasta haberse convertido en la vocera de las mujeres profesionales ante el Consejo de Estado cuando se estaba analizando la ley de cuotas para la representación de las mujeres en los cargos públicos.

Aprender a construir una red o networking es el canalizador perfecto para el desarrollo personal, profesional y social. Las redes son claves para crear una agenda, canalizar recursos, elaborar proyectos, conseguir negocios, realizar empresa, solucionar problemas y movilizar grandes acciones colectivas, como lo ejemplifica la red de Mujeres por Colombia.

El tema de las redes sociales es tan antiguo como nuevo. Desde 1651, el filósofo inglés Thomas Hobbes aseguraba que "tener amigos es poder". En su obra Leviathan, establece que los estándares de la vida dependen de los recursos individuales, colectivos y políticos de los que disponen las personas y que el poder reside en el número de personas conocidas y en las relaciones efectivas de amistad.

El desarrollo de las redes ha venido evolucionando tanto en lo científico por matemáticos, sociólogos, químicos, físicos hasta en lo político, empresarial, psicológico, personal y cívico. Esta teoría, convertida en una metodología, tiene grandes aplicabilidades y cumple una función importante en el desempeño personal, profesional, institucional y empresarial.

Según Rafael Hurtado, director del Observatorio de Ciencia y Tecnología —OCyT—, "en Estados Unidos, el tema de análisis de redes sociales ya tiene una trayectoria. Lo consideran una metodología, hay quienes tienen una concepción estructuralista de las redes que significa identificar los individuos y las capacidades de quienes me están rodeando. El tema es quién conoce a quién, no solamente cuán bueno soy yo y cuán buenos son mis colaboradores. Pero si estoy inserto en un conjunto social con personas muy buenas, yo me voy a beneficiar del poder relacional. Si no existen relaciones, no es posible generar una situación de poder colectivo".

En el mundo, las investigaciones sobre redes tomaron nuevamente fuerza en la década del 50, y han tenido un gran impulso en los últimos años gracias al desarrollo de la tecnología, a películas como Six degree of separation (seis grados de separación), estudios de sociólogos como Mark Granovetter de la Universidad de Stanford o best seller como Tiping Point, que demuestran el grado de cercanía en que la gente está interconectada. Para los académi cos, este es "el fenómeno del mundo pequeño"; para el público en general, la teoría se resume en el conocido refrán "el mundo es un pañuelo".

Cómo construirlas
Las redes tienen un enorme potencial, su poder es devastador en cualquier círculo social. Construirlas requiere un esfuerzo sistemático y el primer paso es empezar por la creación de las redes personales.

Para conocer el arte de saber hacer relaciones significativas, el profesor Joel Podolny, decano de Yale School of Management y ex profesor de Stanford Graduate School of Business, en su seminario Construyendo efectivas y eficientes redes personales, da algunos consejos sobre cómo hacer relaciones significativas y desarrollar networking.

Para Podolny, la actuación en las redes conduce a influir en un grupo social. Hay tres aspectos claves en la construcción del networking. Primero, la fuerza de las relaciones personales: cada persona tiene vínculos con otras, lo importante es identificar la fuerza del vínculo y el efecto. Los lazos débiles, como un conocido o alguien que lo conoce a usted, hacen parte de su red y su ventaja es que puede fortalecer esos puentes con las relaciones débiles que le permiten conseguir nueva información que no se encuentra en su círculo más cercano. Las relaciones fuertes son aquellas que ya hacen parte de su red y en las que hay una relación bilateral de continuo intercambio de recursos.

De acuerdo con Jerry Sanders, managing director de San Francisco Science, "todo lo que usted hace en la vida puede convertirse en capital humano. No importa qué tan intangible, remoto, o irrelevante piense usted que es, en alguna parte a lo largo de la vida va a interesarle a alguien para darle la entrevista de trabajo o proporcionarle una conexión a alguien más".

El segundo aspecto son las relaciones en vías de desarrollo. Las redes no se ganan, se construyen por medio de las interconexiones, relaciones e intercambios entre personas, recursos, tareas, relaciones y posiciones. Construir la red es un trabajo constante que requiere esfuerzo de ambas partes y reciprocidad. Para ello, piense primero en servir antes de pedir, entienda las necesidades del otro, ¡cuando usted da, genera la obligación de devolver! y mantenga siempre un desequilibrio en la relación.

Para Isabel Londoño, quien además de ser gestora de la red Mujeres por Colombia es PhD de la Universidad de Harvard, "las redes se construyen a partir de la solidaridad, el servicio y se convierten en un estilo de vida para ayudar a otros en sus necesidades. La clave es entender los problemas de otros. Las habilidades que se necesitan para construir red son aprender a escuchar a los demás, ser curioso y capaz de generar relaciones personales, es decir, que le guste interactuar con otras personas de diferente forma de pensar y de ser, tener una actitud de humildad y de servicio". Isabel es una usuaria permanente de las redes, incluso de las construidas por internet, y los resultados de su networking son permanentes. Entre otras, le han permitido "ser gerente regional de la Fundación Oxfam para Latinoamérica (una de las organizaciones sociales más importantes del mundo) insertarme rápidamente en diferentes países, tener trabajos de consultoría, resolver necesidades domésticas cotidianas y tener calidad de vida profesional, personal y económica", comenta.

El tercer aspecto es la estrategia del modelo efectivo de conexiones, es decir, buscar vacíos en las relaciones, para permitir construir interconexiones de apoyo entre las personas que lo necesiten y de esta manera fortalecer los vínculos entre ellas.

Para crear redes, el primer paso es tener una libreta de contactos actualizada y cultivar los amigos, luego identificar una misión en común para motivar a las personas a un proceso de servir por un objetivo en común dándole contenido e impacto. Por ejemplo, la red Amigos del Museo Nacional ha permitido crear un grupo de amigos apasionados por la cultura y por el servicio, generando impacto en consecución de recursos financieros, profesionales, intelectuales en pro del desarrollo del Museo Nacional.

También hay proyectos en otras temáticas como Caja de Herramientas, la Red Colombiana de Productores Comunitarios Ambientalmente Amigables. "El propósito de esta iniciativa es apoyar a las organizaciones que promueven el desarrollo de mercados verdes, la producción agroecológica y el comercio justo de productos y servicios de acuerdo con los lineamientos del Convenio de Diversidad Biológica (CDB), en búsqueda de la competitividad y de la eficiencia", explica Nelson Guzmán, codirector de Caja de Herramientas. La unión de diferentes actores gubernamentales, fundaciones y comunidades puede dar el título a las redes como la "unión hace la fuerza".

El secreto de la construcción de una red personal que genere impacto en una comunidad, es desarrollarla a partir de la ética de las redes. Es una ética pragmática, que se adhiere a las normas de la reciprocidad. Como explica Carol Heimer, socióloga de NorthWestern, la ética del cuidado en la cual las relaciones de intercambio se basan en pensar en el otro, en sus intereses y en sus necesidades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?