| 11/9/2007 12:00:00 AM

Coaching ontológico

La práctica del coaching cada vez adquiere un carácter más humano. Entrevistas con Julio Olalla y José Menéndez, expertos internacionales en este campo.

Poca gente sabe que el verbo conversar proviene del latín conversus que significa en español convertirse. O mejor dicho, "convertirnos juntos" y transformarnos a través de la palabra. Si lo piensa, cuando nos sentamos a hablar con alguien, de alguna forma estamos interiorizando parte de su mundo que a su vez transforma el nuestro.
 
Este fue uno de los principales mensajes del chileno Julio Olalla, autoridad mundial en coaching, en su reciente visita al país. En pocas palabras, destacó la importancia de saber mantener conversaciones en las organizaciones.

Según este autor, podríamos entender el conocimiento del mundo como si estuviera puesto sobre dos grandes pilares, uno interior y otro exterior. Lamentablemente, a su parecer, hemos dado pasos agigantados respecto a conocimientos externos como la ingeniería, los adelantos tecnológicos y las megaconstrucciones.
 
Pero en este proceso hemos dejado a un lado ese enriquecimiento interno. "La incapacidad de unir estos dos mundos es el corazón del dolor del ser humano de hoy", dijo Olalla en su presentación.

Las nuevas tendencias en coaching tienen por objetivo cerrar esta brecha. Hoy las empresas no tienen mayores dificultades para resolver temas técnicos.
 
Pero los aspectos humanos como confianza, motivación o respeto parecen territorios en donde los ejecutivos no saben cómo actuar.
 
Es por esto que hemos invitado a dos expertos internacionales, Julio Olalla y José Menéndez, para tratar de encontrar luces sobre las nuevas tendencias en aprendizaje.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?