| 10/12/2004 12:00:00 AM

Adriana Alonso

40 años, casada, dos hijos Ingeniera química - Universidad de América Especialización en gerencia de calidad - EAFIT Women in management - Lulea Universitek, Suecia Directora regional ICONTEC

Esta bogotana de nacimiento pero paisa de corazón, trabaja para ayudar a la mujer a entender su posición en la sociedad actual y tiene una misión social con grupos de mujeres en gestión de organización. Cree que todos tenemos una responsabilidad social, debido en parte a la educación que recibió de sus padres, quienes la impulsaron a devolver los beneficios que ha recibido en su vida. Adriana se apoya en su equipo y le ofrece retos y oportunidades. Asegura que "uno aprende mucho de la gente de la que se rodea y por eso hay que rodearse de gente buena". Tuvo una experiencia muy interesante en Suecia, donde conoció la posición de la mujer en el mundo. Según ella, la mujer es líder, comprometida y trabaja muy bien. Ha estado en Cemex, Electroporcelana Gamma y Coservicios.

Cuenta con el apoyo de su esposo, que para ella es fundamental. Él valora lo que ella hace y entiende que el papel de los hombres en la familia ha cambiado, y que ahora son ambos los que tienen los hijos y ambos son igualmente capaces. Pertenece a la red de gestión latinoamericana, que trabaja con empresas a las cuales les enseña liderazgo con enfoque de género. Se considera buena administradora y líder de equipo y pone sus valores en todos los aspectos de su vida. Asegura que "el líder es quien está bien consigo mismo" y procura que su liderazgo fluya a quienes trabajan con ella. Le gusta leer y jugar golf.



FORTALEZAS

A su formación como administradora, suma la experiencia liderando un equipo de trabajo. Ha manejado clientes, lo que la hace una hábil comunicadora que se

desenvuelve bien en los grupos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?