| 2/2/2007 12:00:00 AM

Una relación muy relevante

El consumo privado depende del efecto riqueza que genera la valorización de la finca raíz. Esto, que parece una construcción teórica, parece tener una clara sustentación en el caso colombiano.

Cuando se compara el cambio porcentual en el índice de vivienda nueva para Bogotá —que es un buen indicador de la valorización en las principales ciudades del país—, con la variación en el consumo privado (ver gráfica), se encuentra que con la única excepción del episodio altamente especulativo de la propiedad urbana en 1992-93, las dos series tienen un comportamiento tremendamente parecido.

La vivienda es el bien más importante en el patrimonio de la mayoría de los hogares colombianos. Cuando mejora su precio, ellos tienen mayor acceso al crédito y quizás una percepción menor de riesgo en sus ingresos futuros. Los dos efectos hacen aumentar el consumo. Esta relación muestra la conveniencia de mirar permanentemente el estado del mercado inmobiliario, porque determina la salud del consumo en el país. Este último, a su vez, es el motor de la economía porque vale el 86% del PIB.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?