| 10/17/2003 12:00:00 AM

Una costosa y mala práctica

Cerca de $6.000 millones al año cuesta la reposición de billetes deteriorados prematuramente.

El Banco de la República ha desarrollado por estos días una campaña denominada Billetes y monedas: valor y arte, con la cual busca invitar a los colombianos a reconocer el valor histórico y cultural de los billetes y monedas. Otro propósito de la campaña es ayudar a que los colombianos tomen conciencia del mal uso que a veces les dan a los billetes, que se traduce en un uso ineficiente de recursos que bien podrían destinarse para otros objetivos de mayor provecho para todos.

La gráfica muestra las principales formas de maltrato que el público suele dar a los billetes, lo cual hace que el 20% de los 504 millones de billetes en nuestras manos deba ser retirado de circulación de forma prematura. El costo de reponer antes de tiempo estos 100,8 millones de billetes es considerable y se estima en cerca de $6.000 millones, de los cuales el 11% es causado al escribir sobre los billetes. Otras razones son ponerles grapas y ganchos (2,2%), sellos (1,2%), hacerles cortes (1,1%) y doblarlos de forma excesiva (0,3%). Todas estas acciones impiden la verificación de los elementos de seguridad de los billetes y obligan al Banco de la República a retirarlos de circulación y reponerlos sin haber cumplido su vida útil.

Bajo condiciones normales, el tiempo que dura un billete en circulación depende de su denominación. Un billete de $1.000 tiene una vida útil de 8,5 meses y la de uno de $20.000 es de 24,6 meses, según el Emisor. Al cabo de este lapso se hace necesario su retiro de circulación e inmediata reposición por acumular suciedad y gran cantidad de dobleces que impiden el fácil reconocimiento y la certera verificación de sus características de seguridad.

Esta labor normal dentro de las funciones de cualquier banco central del mundo tiene un costo de $20.000 millones. A esta cifra hay que agregarle otros $6.000 millones por el proceso de clasificar, destruir y reponer billetes deteriorados prematuramente. Hay que detener esta mala práctica y respetar el valor e historia de los billetes del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?