| 4/13/2007 12:00:00 AM

Un poco de cautela

En economía nunca hay almuerzos gratis. La acción del Banco de la República para contener la inflación creciente (ver indicadores en la página110) ha sido, como es natural, aumentar sus tasas de interés de intervención. Esta acción es seguida luego por un alza en otras tasas de interés, casi siempre comenzando por la de los CDT a 90 días, conocida como la DTF. La subida de intereses disminuye la demanda y con ello se desactivan las presiones inflacionarias actuales y las expectativas de inflación futura. Hasta ahí todo bien.

Sin embargo, hay otro efecto que en la historia reciente del país ha sido casi automático. Cuando sube la DTF más rápido que la inflación, los rendimientos de las acciones se vuelven negativos. Eso es de esperarse, por varias razones. Entre otras, porque las empresas deben pagar más por sus crédito y con ello reducen sus utilidades, porque la baja en la demanda de crédito disminuye sus ventas y porque otros instrumentos financieros de renta fija ganan atractivo frente a las acciones. Lo cierto es que como se observa en la gráfica, siempre que la DTF real aumenta, se afecta el mercado de acciones que tanto le ha costado al país construir. En los meses que vienen, los inversionistas tendrán que evaluar sus portafolios con cuidado y el Emisor, ponderar su intervención para que el precio que se pague por el control de la inflación no sea muy elevado.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?