| 2/4/2005 12:00:00 AM

Un cambio en la tendencia

En la historia económica colombiana, entre 1960 y 2001, hubo una relación permanente entre inflación y desempleo: los precios aumentaban cuando se reducía la desocupación y bajaban cuando crecía el desempleo. Esa relación inversa entre las dos variables, que los economistas llaman la Curva de Phillips, parecía una característica inmodificable del funcionamiento de la economía nacional. Si se quería bajar la inflación, había que resignarse a que aumentara el desempleo.

Sin embargo, desde octubre de 2001, esa relación se quebró. Desde ese momento, como se observa en la gráfica, por una mezcla de credibilidad en las políticas del Banco de la República, revaluación y exceso de capacidad productiva ociosa, se han podido reducir simultáneamente los dos problemas, inflación y desempleo.

Aunque en teoría es casi imposible mantener indefinidamente la relación positiva, es posible que este año las presiones inflacionarias sean tan reducidas que -al menos en 2005- se siga observando la reducción conjunta en las dos variables. Indudablemente, una buena noticia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?