Tiempos turbulentos

| 8/23/2002 12:00:00 AM

Tiempos turbulentos

América Latina tendrá grandes dificultades para honrar sus pagos de deuda en el 2003. Los mercados están cerrados y el crecimiento es muy bajo.

América Latina enfrenta, una vez más, tiempos difíciles. Luego de pasar relativamente ilesa a raíz de la cesación de pagos (default) de Argentina en 2001, hoy la región enfrenta serias dificultades de financiamiento externo por la crisis de confianza en Brasil. En la medida en que crece la percepción de riesgo de los inversionistas en la región, los spreads (el premium que los inversionistas demandan para compensar el riesgo país) se disparan y, por tanto, las colocaciones de bonos, para conseguir recursos y honrar los pagos, se encarecen a niveles prohibitivos.



La gráfica muestra que el monto que deben pagar las principales economías de la región en el 2003 y 2004 por concepto de amortizaciones de deuda pública es considerable. La cuenta total asciende a US$88.300 millones en el 2003, de los cuales el 40% se explica por Brasil, el 27% por Argentina, el 14% por México y el 5,7% por Colombia, que ocupa el cuarto lugar. La cifra del 2004 es muy similar a la del próximo año, US$85.400 millones.



Si bien el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció una línea de crédito para Brasil por US$30.000 millones, los mercados continúan cerrados y la incertidumbre persiste. La crisis brasileña solo se resolverá cuando el próximo presidente de Brasil haga expresa su política respecto a honrar o no los pagos de deuda del año 2003.



Por su parte, la región atraviesa un doloroso período de bajo crecimiento. El crecimiento anual promedio, que entre 1990 y 1998 fue de 3,8%, gracias a las reformas económicas y al comercio y la inversión extranjera, volvió a caer en los últimos cuatro años a 1,1%.



Ante la crisis, los países de la región están haciendo esfuerzos considerables para diferenciarse de Brasil en el caso de un default del gigante de la región. Colombia tiene varios puntos a su favor: la incertidumbre política ya pasó, la estrategia de seguridad va bien encaminada para recuperar la confianza y Estados Unidos ha manifestado su apoyo al país. No obstante, el 2003 será un año muy difícil y los costos de financiación del gobierno serán elevados.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.