| 5/1/1994 12:00:00 AM

Tasa de mercado

LOS DISCÍPULOS de Abdón, de Agudelo Villa, del hermano Justo Ramón, de Fernando Gaviria y de Ernesto Samper creen que la tasa de cambio no es un precio de mercado. Sin embargo, sí lo es y depende de múltiples factores, entre los que sobresalen los monetarios y fiscales.

Si, por ejemplo, la economía, por su propia fortaleza, está generando más divisas de las que consume, es inevitable, por la inefable ley de la oferta y la demanda, que el precio de esas divisas (el precio del dólar) tienda a caer frente al peso. Si el gobierno devalúa nominalmente lo único que logra es atizar la inflación (y los costos de producción), anulando al poco tiempo el efecto de dicha devaluación. Borra con el codo lo que hace con la mano, pero con los costos adicionales que conlleva una mayor inflación.

La única manera duradera de evitar que la devaluación sea muy inferior a la inflación, o sea la única manera de evitar la reevaluación o valorización del peso frente al dólar, es "ahorrando" parte o la totalidad del excedente de divisas. Y para eso hay que gastar menos, tanto por el lado del sector público como del privado. En el caso del sector público se requiere superávit fiscal.

De ahí que la Junta del Banco de la República le haya dicho al gobierno que si quiere bajar la inflación, y al mismo tiempo evitar la reevaluación, hay que controlar el gasto público o el privado o ambos. Si no lo hace, entonces, todo el peso de la política anti-inflacionaria recae inevitablemente sobre la tasa de cambio: no se ahorra el excedente de divisas (no se demandan), entonces la oferta de dólares supera la demanda.

Eso fue precisamente lo que sucedió entre octubre de 1993 y marzo de este año cuando el índice de la tasa real de cambio cayó de 105.59 a 97.66 (una reevaluación de 7.5%). Para evitar que ello siga ocurriendo el manejo macroeconómico debe buscar elevar el ahorro público y privado y reducir la inflación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?