| 9/1/1994 12:00:00 AM

Sin cinturón

LA JUNTA Directiva del Banco de la República (JDBR) fijó a principios del año un corredor de crecimiento de los medios de pago para cumplir la meta de inflación del 19%. Los extremos del corredor se fijaron entre 22% y 28%, pero el crecimiento de los medios de pago (M1) se ha mantenido consistentemente por encima de esas metas. Según el último dato, a agosto 4, el aumento de M1 superaba el 33% anual. Los medios de pago no se han ajustado al corredor, a pesar de que las reservas internacionales no han crecido. Las fuentes de crecimiento monetario han sido el gasto público -Rudy definitivamente gastó lo que pudo en las postrimerías del gobierno Gaviria- y la redención de OMA's. En efecto, a pesar de que el Banco de la República ha continuado colocando títulos de participación, su saldo global ha disminuido, lo que significa que ahora hay más dinero en poder del público.

A esta situación se suma la rueda suelta de la Tesorería General de la Nación, que maneja un billón de pesos a su antojo. Para sostener la tasa de cambio y evitar una mayor reevaluación, la Tesorería está interviniendo activamente en el mercado cambiario comprando dólares, lo que le inyecta mayor liquidez a la economía. Por otra parte, el corazoncito no deja de latir y es indudable que Samper quiere cumplir con sus promesas de campaña. Los programas de gasto ya anunciados emulan en contenido y cantidad a los de Evita Perón en su mejor momento. Con ello se está garantizando que definitivamente los medios de pago transiten por fuera del corredor de este año, con lo que se validaría una inflación superior a la meta del 19%, confirmándose así lo dicho por el propio ministro Perry sobre la imposibilidad de lograrla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?