| 2/11/1998 12:00:00 AM

Ricos en perspectiva

La importancia de la riqueza de los magnates colombianos ha sido exagerada.

Es políticamente correcto decir que Colombia es una economía muy rica, que la mayor parte del ingreso está en manos de los grupos económicos y que los grupos colombianos son ricos de talla mundial. Pero cuando se compara el patrimonio de cada grupo con la riqueza del país, resulta que esto no es cierto.



Utilizando información del Banco Mundial sobre riqueza de las naciones, y de la revista Forbes sobre el patrimonio de los multimillonarios del mundo, es posible poner en perspectiva la magnitud de la riqueza de Santo Domingo, Sarmiento y Ardila, al compararla con la de las tres personas más ricas de diferentes países.



Colombia tiene una riqueza diferente al capital humano cercana a los US$600 billones. Comparada internacionalmente, y en relación con el PIB, está una cuarta parte por debajo de lo que podría esperarse. Colombia no es, pues, tan rica como se piensa.



El control de la riqueza por los tres magnates tampoco es tan grande. Entre ellos tienen un patrimonio neto cercano a los US$7 billones, algo más del 1% de la riqueza del país, no diferente al promedio de los países en desarrollo. La gráfica ilustra, además, que existe un patrón internacional, en el cual la importancia de los más ricos desciende con el nivel de desarrollo. La proporción de Colombia no se aparta de lo esperado para un país con su nivel de desarrollo. Colombia no se destaca como Filipinas y Malasia, o Argentina y Chile, que sí tienen multimillonarios muy ricos.



Así, pues, la importancia de los magnates colombianos ha sido exagerada. Dentro del país nos parecen muy ricos, pero eso se debe a la escasez de riqueza en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?