| 3/12/1999 12:00:00 AM

¡Qué interés!

La ilusión monetaria está afectando la discusión sobre tasas de interés.

El mayor costo de la inflación le hace perder a la gente el sentido del valor de las cosas. Ya pocos distinguen entre los miles de millones, los billones, los trillones, los millones de millones de pesos... La ilusión monetaria también parece estar afectando la discusión sobre las tasas de interés.



¿Han caído mucho las tasas de interés? Claro, repiten aquellos que miran la tasa de interés nominal sobre depósitos. Entre mediados de noviembre del 98 y mediados de marzo la tasa del DTF ha caído 10 puntos. No tanto, replican aquellos que miran la tasa de interés real sobre el crédito. La tasa de interés de los créditos promedio todavía está 22 puntos por encima de la inflación sin alimentos. La gráfica ilustra que estos niveles siguen siendo los más altos de la década de los 90 y casi dos veces más altos que la tasa promedio de los últimos diez años. El único problema de la diferencia es que la tasa que resulta relevante para dinamizar la demanda y la producción, es la de interés real del crédito.



El país y los empresarios no pueden declararse satisfechos con la reciente caída de las tasas de interés. Con la persistencia de tasas que superan ampliamente la rentabilidad esperada de cualquier negocio legal, la recuperación financiera y económica está todavía lejos.



Las autoridades económicas, más que seguir anticipando tasas nominales del DTF de 27% para junio, deberían proponerse lograr tasas reales del crédito no mayores al 10%. Las tasas nominales consistentes con ello serían menores al 20%. Y mucho antes de junio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?