| 12/17/1999 12:00:00 AM

¿QUÉ CRECIMIENTO DEJÓ EL SIGLO?

AL FINALIZAR EL SIGLO XX, COLOMBIA ALCANZÓ EL MISMO INGRESO PER CÁPITA DE ESTADOS UNIDOS EN LA GRAN CRISIS O EL EUROPEO DE LOS AÑOS 60

El PIB per cápita en dólares del 99 es el mismo que el de 1994, y no es distinto del de 1984, 1977, 1957, 1946 y, acorde con la línea roja de la gráfica, es apenas mayor que el de 1928. Entonces, ¿el país perdió el siglo?

No, la conversión del PIB a dólares con la tasa de cambio de mercado tiene enormes distorsiones, por estar dominada por la reevaluación o sobre valuación del peso. Por ello, los historiadores miden el PIB a poder adquisitivo de paridad (Purchasing Power Parity, PPP), que hace comparable el ingreso a lo largo del tiempo y entre países. La línea azul de la gráfica reconstruye la evolución de nuestro verdadero ingreso per cápita.

En el siglo XX, ¿cuánto creció el país? El ingreso se multiplicó 7,8 veces, a una tasa anual del 2,1%. Colombia tenía a principios de siglo el mismo ingreso que hoy tienen Nigeria o Kenia. Al finalizar el siglo, Colombia tiene el Ingreso que en 1933 tenían Estados Unidos e Inglaterra, o que en los 60 tenían España, Irlanda, Checoslovaquia o Japón.

A comienzos del siglo, el ingreso del 20% más pobre de los colombianos era un tercio de lo que hoy tienen Etiopía o Zaire. Al finalizar el siglo, su ingreso es similar al promedio del país de aquel entonces. Aunque hoy ese 20% más pobre supera el ingreso de China después de Mao, no supera el ingreso inglés de la Revolución Industrial o el de Rusia antes de la Revolución bolchevique.

Aunque al finalizar el siglo el ingreso per cápita PPP de Colombia haya caído 8%, el siglo XX fue de un inmenso desarrollo económico para todos los colombianos, los más pobres y los más ricos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?