| 5/27/2005 12:00:00 AM

Propósito común

La eficiencia y la productividad son los elementos más importantes para generar crecimiento económico en las naciones. Los estudios recientes muestran que los incrementos en la tasa de ahorro y de inversión en capital físico son menos relevantes de lo que se pensaba en los 70.

Por eso, el crecimiento sostenido desde 2001 de la productividad del trabajo en la industria es una buena noticia. Los cálculos del Banco de la República indican que en 2003 y 2004 creció 3% en promedio.

Parte de las ganancias en este indicador se hicieron hasta 2003 a costa del empleo en el sector, pero en los dos últimos años la tendencia ascendente se mantuvo, a la vez que comenzó a recuperarse la ocupación manufacturera.

Estos son los primeros resultados del cambio técnico generado por el enorme reacomodo industrial que se produjo en los años de la crisis de 1998, cuando las empresas renovaron su forma de producir y sus estructuras financiera y de propiedad y la importación de bienes de capital.

Mantener el aumento de la productividad por todos los medios posibles debe ser el empeño conjunto de empresarios y gobierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?