| 11/19/1999 12:00:00 AM

¿Pesimismo por generaciones?

Los colombianos hoy son los más pesimistas del continente la generación actual cree que vire menos bien que sus padres, pero mejor de lo que espera a sus hilos...

as expectativas de los empresarios juegan un papel enorme en la dinámica de la economía. Pero también las expectativas de toda la población determinan la dinámica social. ¿Qué piensa la gente sobre la evolución de sus condiciones de vida?

Un estudio reciente de Harvard presenta por primera vez una medición de esas expectativas en América Latina. En encuestas de opinión se preguntó "si, tomando todo en consideración, diría que sus padres vivieron mejor y si cree que sus hijos vivirán mejor que usted". La gráfica presenta el balance de respuestas: la diferencia entre los que dijeron mejor y peor.

Los latinoamericanos son críticos frente al pasado (creen que sus padres vivieron mejor), pero optimistas hacia el futuro: esperan que sus hijos vivirán mejor. Los países con mayor sensación de progreso (cuadran-te superior derecho) son Chile, Bolivia, Brasil y Costa Rica. Países como Paraguay y Venezuela reconocen un pasado muy malo, pero tienen altas expectativas para sus hijos (superior izquierdo). Por el contrario, los mexicanos (inferior derecho), son menos críticos frente a su pasado, pero tienen pocas expectativas para sus hijos.

Colombia es hoy un país de extremo pesimismo. Los colombianos creen que viven menos bien que sus padres (solo el 896 cree que vive mejor) y tienen las mayores dudas sobre el futuro para sus hijos (solo una tercera parte cree que vivirá mejor).

En medio de las dificultades de corto plazo, y para enderezar el modelo de desarrollo, cualquiera que este sea, ¿no es tiempo de construir sentido de futuro al país y a su gente?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?