| 9/1/1993 12:00:00 AM

Nostalgia del pasado

UN ILUSTRE empresario vallecaucano comento recientemente que con el Decreto - Ley 444 el gobierno había administrado con estabilidad durante 25 años la tasa de cambio y Que. ahora el Presidente salia con el dudoso cuento que dicha tasa era un precio de mercado que el gobierno no podia manipular como se le diera la ganga.

El ilustre empresario no tiene la razón. Para saber Si una moneda se esta devaluando o revaluando no solamente hay que mirar la devaluación nominal. Lo que mas importa es la relación entre la devaluación nominal e inflación interna (y tambien la inflación externa y los movimientos de las monedas de los países con los cuales comerciamos). Se puede devaluar nominalmente día a día, pero si la inflacion es muy superior, el resultado final es una revaluation. Eso fue lo que sucedio durante 1975-1983, la pasada bonanza externa, cuando el peso se revaluo consistentemente, a pesar de las devaluaciones nominales diarias del 444. Entre 1975 y 1983 la revaluation real fue de un 27%.

A partir de 1984 le toco al gobierno devaluar masiva y bruscamente, ante la crisis de balanza de pagos que habia en ese momento y despues que, contrariando las fuerzas del mercado, el Ministro de Hacienda de la epoca no devaluo durante 1983-primer semestre 1984. A pesar del 444 y de las devaluaciones nominales diarias, la devaluacion real entre 1984 y 1986 fue la pendejadita del 47%.

Las fuerzas del mercado, configuradas por variables macroeconomicas como el deficit o superavit fiscal y por circunstancias como los precios internacionales de los productos de exportacion, son las que determinan la devaluacion real, con o sin el 444, con o sin devaluaciones diarias nominales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?