Nadancia

| 10/27/2000 12:00:00 AM

Nadancia

Más de dos millones y medio de jóvenes sin trabajo ni estudio son una verdadera bomba de tiempo.

La tasa de desempleo en las siete principales áreas metropolitanas alcanzó en septiembre su máxima cifra en la historia del país: 20,5%. Y ya ni la opinión pública ni el gobierno se inmutaron. Y tampoco parecen haberse preocupado por el continuo descenso de la asistencia a las escuelas, colegios y universidades. ¿Qué tanto ha crecido entre los jóvenes en Colombia la tasa de nadancia (es decir, que ni estudian ni trabajan)?

Mucho, muchísimo si se compara internacionalmente. Y mucho muchísimo si se compara históricamente. La Cepal, en su Panorama Social de América Latina del 2000, presenta la información para las áreas urbanas de los 16 países más grandes, que ilustra la gráfica. En 1994, la tasa de nadancia colombiana era del 9,8%, una de las más bajas del continente. En 1997, una tasa del 15% ya sobrepasaba el promedio del continente. Y en marzo del 2000, la nadancia ya alcanzó al 31% de los jóvenes de 15 a 24 años.



No hay un indicador social más explosivo que la nadancia. De los 7,5 millones de jóvenes en esa edad hay casi 2 millones nada-ndo y más de 700.000 nada-ndo en las zonas rurales. Dos millones y medio de muchachos que no aprenden ni en la academia ni en el sitio de trabajo pueden ser pronto dos millones y medio de adultos con grandes dificultades. Y, mientras tanto, serán un enorme grupo social con grandes privaciones y tentaciones en el corto plazo. Una sociedad que no quiere enfrentar en serio la nadancia está en peligro de conseguir... nada.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.