| 8/13/1999 12:00:00 AM

¿Monopolio tributario?

La carga tributaria de los hogares viene creciendo más rápidamente que el PIB. Más de la mitad del total es recolectada por la guerrilla.

¿Cómo entender que las familias se quejen de pagar muchos impuestos y el Ministro de Hacienda de recaudar demasiado pocos? El hecho de que las tarifas de impuestos estén entre las más altas del mundo puede explicar parte de esa paradoja: tan altas tarifas inducen más evasión que recaudos. Pero una explicación más contundente radica en la existencia de sistemas alternativos de impuestos para las familias que la contabilidad oficial ignora.



La DIAN recaudó en el 98 alrededor de $6,4 billones de impuestos de renta y complementarios. De ellos, aproximadamente las tres cuartas partes son pagados por las empresas. Y el 40% de los impuestos que pagan las familias corresponde estrictamente a impuestos sobre el ingreso corriente. Los hogares pagaron por este concepto el año anterior alrededor de $0,6 billones. Esta cifra resulta inferior a los "recaudos" que por concepto de secuestro, extorsión y robo realizaron, de acuerdo con las cifras del Ejército Nacional, los grupos guerrilleros.



La gráfica muestra que, como proporción del PIB, el decreciente recaudo de impuestos al ingreso sobre las familias por parte de la DIAN ha tenido como contrapartida un creciente recaudo de los impuestos por parte de la guerrilla. A tal punto que desde 1997 ya lo ha superado año tras año. Como consecuencia de ello, la carga tributaria total de las familias ha aumentado más que el PIB.



Dado que los impuestos aumentan la recesión, ¿no sería benéfico reducir ambos tipos de impuestos? Y para que las finanzas públicas no se afecten, mientras el proceso de paz recupera el monopolio de las armas para el gobierno legítimo, ¿no sería mejor preocuparnos por recuperar para la DIAN el monopolio... del cobro de impuestos?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?