| 5/31/1998 12:00:00 AM

Los costos de hacer negocios

Los rituales burocráticos destruyen una tercera parte de las ganancias empresariales.

A finales de mayo Douglas North, el más grande historiador vivo del desarrollo económico, visitó el país. Su tesis más popular es que las posibilidades de crecimiento económico son afectadas por las instituciones tanto como por la inversión o la tecnología. Las instituciones son las reglas del juego ideadas por el hombre para definir la interacción de los individuos y las organizaciones. Son eficientes cuando, al proporcionar una estructura estable, reducen la incertidumbre. Para ello deben proveer información útil para tomar decisiones, así como disminuir los costos de hacer transacciones.



Mauricio Rubio, un investigador de la Universidad de los Andes, ha cuantificado estos costos de transacción de las empresas: las erogaciones en que incurren para procesar la información de su ambiente (la interpretación de las tendencias económicas y de los cambios normativos) y para cumplir la tramitomanía estatal (licencias y permisos, tramites laborales, tributarios y de comercio exterior). La gráfica indica que las empresas dedican el 2,3% del valor de sus ventas a llenar formularios, presentar declaraciones y obtener licencias, y las empresas pequeñas mucho más. Así, los rituales burocráticos consumen anualmente ¡la mitad del crecimiento de la economía colombiana!



Sin estos costos de transacción, las utilidades efectivas de las empresas serían mayores en una tercera parte. ¿No sería mejor tener menos normas, más fáciles de cumplir? ¿No es ésta la oportunidad para que, después del fracaso del gobierno saliente, el nuevo gobierno sí decida coger el toro por los cachos?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?