| 6/1/1995 12:00:00 AM

Lava que lava

INDEPENDIENTEMENTE del monto de recursos generados por el narcotráfico, hay daños incuantificables sobre la economía, como el pésimo clima de inversión y la mala imagen del país, que ahuyentan posibles inversionistas, o los perjuicios causados a los exportadores por la revaluación del peso. DINERO tuvo acceso a un documento de la Andi, donde se clarifica cómo se trae y lava el dinero del narcotráfico.

El producto de la venta de narcóticos es dinero en efectivo, generalmente en billetes de bajas denominaciones. Esos dólares, o bien se logran consignar en bancos extranjeros o se traen en efectivo al país. Si se logran consignar en cuentas en el exterior pueden traerse de dos maneras:

1) Con esos recursos se pagan importaciones; como el dólar "oficial" es más caro que el libre, resulta muy conveniente subfacturar importaciones, la parte facturada se paga con dólares oficiales (mercado cambiario) y la parte

subfacturada se paga con dólares libres, más baratos. También se puede pagar contrabando, que se paga en su totalidad con dólares negros, más baratos. Los capitales en el exterior también pueden usarse para pagar bienes raíces o activos, incluyendo activos financieros. En estos casos no hay efectos sobre la balanza de pagos, porque los dólares no se monetizan, simplemente cambian de mano. No hay efecto sobre la tasa de cambio ni sobre las reservas internacionales, pero sí hay competencia desleal con el comercio e industria legales.

2) Los dólares se traen al país e ingresan por cuentas de la balanza cambiaria. Se registran como crédito externo, inversión extranjera o reintegro de exportaciones ficticias o sobrefacturadas. Estos dólares sí tienen efecto sobre el nivel de reservas internacionales y acrecientan la oferta de dólares libres, presionando a la revaluación.



La otra opción es que el efectivo no se consigne sino que se traiga en maletas. Se utiliza para pagarle a los empleados del negocio en el país o en el extranjero. Estos empleados pueden reintegrarlo, como en el caso 2, o pueden vender los dólares en la calle, conformando el típico mercado negro. También pueden ahorrar en dólares bajo el colchón o en cuentas en 'el exterior. Estos dólares se contabilizan como reservas si se reintegran por alguna cuenta de la balanza cambiaria (turismo, servicios, etc.) y contribuyen a la revaluación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?