| 8/18/2006 12:00:00 AM

La nueva tendencia

La inflación básica (sin alimentos) es una de las guías más importantes de la política monetaria de cualquier país que opere con un esquema de inflación objetivo, como Colombia.
Así como desde 2003 hasta abril esta medida de la inflación venía descendiendo, en los últimos meses la tendencia se revirtió, disparando las alarmas del Banco de la República, que tiene que mantener el logro de tasas de inflación bajas. Cuando la Junta del Banco previó que esto ocurriría, respondió con alzas en sus tasas de interés de intervención en abril y junio.
Por eso, ahora los mercados colombianos saben que esta postura alcista en intereses se mantendrá. La incertidumbre está en el ritmo que se le imprimirá a la conformación de una política monetaria menos expansiva que la que se tenía hasta ahora.
Esta disciplina, que sin ninguna duda se requiere, abrirá quizás otra vez la discusión acerca del efecto que podría tener la nueva política sobre las utilidades del sector financiero, sobre el consumo y por esa vía sobre el crecimiento del PIB. Pero eso es harina de otro costal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?