| 2/15/2008 12:00:00 AM

¿La justicia es ciega?

De acuerdo con el principio de igualdad ante la ley, las sentencias no deben responder a características de la víctima tales como educación o empleo, ni a las del agresor, como sexo o raza, ni a las del abogado de la defensa. Sin embargo, entre 1980 y 2000, los jueces colombianos tomaron decisiones sobre las penas por homicidio teniendo en cuenta características como las mencionadas.

Así lo demuestra un trabajo de Mariana Martínez, Fabio Sánchez y Holly Kosiewicz, investigadores del Cede. Encuentran que las penas son menos severas cuando la muerte es de una persona con bajos niveles de educación, o cuando el defensor del agresor no es un abogado de oficio.

Así mismo, la sentencia es menos fuerte en casos tan difíciles de explicar como cuando el homicidio se comete bajo la influencia de alcohol o drogas, cuando el asesino es pariente de la víctima o cuando la muerte ocurre en un establecimiento comercial.
Las decisiones judiciales también dependen de circunstancias ligadas a su entorno. Así, los jueces en Medellín tienen una mayor probabilidad de dar sentencias cercanas al mínimo establecido por los códigos, mientras que en Bogotá y Cali hay una mayor probabilidad de que superen el nivel mínimo. Esto puede reflejar una sensación de inseguridad en los jueces de la capital antioqueña, que puede ser menor en las otras ciudades.
 
El trabajo muestra que, como ocurre en otros países, en Colombia la justicia no es ciega. Toma en cuenta elementos extrajudiciales para decidir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?