| 9/1/2016 12:00:00 AM

Y ahora, ¿quién podrá salvarnos? La infraestructura

La caída de los términos de intercambio, la baja en la demanda interna y la devaluación enrarecen el clima de inversión en Colombia, Chile y Perú.

El panorama para la inversión en tres de las economías más estables de la región, Colombia, Chile y Perú, no parece claro. Factores como la desaceleración de la demanda interna, la depreciación y las crecientes tasas de interés no dejan muy buen ambiente para la llegada de recursos en lo que resta del año.

Un análisis realizado por CrediCorp Capital señala que para el caso de Colombia y Perú, por ejemplo, la apuesta está en movilizar mayor inversión en infraestructura. Acá, el desarrollo del cronograma de los proyectos de 4G jugará un papel clave, a pesar de los retos que enfrentan para su financiación, la adquisición de predios y licencias ambientales.

La incertidumbre fiscal y el ciclo político de los gobiernos de la región tendrán su impacto en la inversión, que se estima este año caiga 0,5%, según el informe.

Sin embargo, hay un mayor optimismo por lo que pueda suceder el próximo año, cuando se espera que se presente una recuperación en la llegada de recursos a Colombia, motivada por un mayor impacto de la ejecución de proyectos 4G, los cuales aportarán 0,7 puntos porcentuales al crecimiento del PIB. Es decir, un avance de 2,7% el próximo año. Para este año, la firma espera que la contribución sea de 0,3 puntos porcentuales.

La tendencia en lo corrido de 2016 no es muy favorable. En el primer trimestre la inversión registró una caída de 3,7% frente al mismo periodo del año anterior.

El estudio indica que, mientras la inversión en construcción permaneció dinámica (+11,4%), el desempeño negativo de maquinaria y equipo con una caída de 10,1% y equipo de transporte con 33% fue relevante, tendencia que continuaría en los próximos meses si se tiene en cuenta el desempeño registrado por las importaciones de bienes de capital a mayo, que se redujeron 20%.

En el caso de Perú, el impacto positivo de la mejora de la confianza empresarial luego de las elecciones podría verse limitado por la caída de la inversión minera, el retraso de los proyectos de infraestructura y la elevada capacidad instalada ociosa.

Según CrediCorp Capital, este año la inversión privada caería alrededor de 4,5% en el vecino país, mientras que en 2017 se prevé un crecimiento alrededor de 4,5%, en la medida en que se acelere la ejecución de proyectos de infraestructura.

Contrario a lo que sucede en Perú, en Chile la baja confianza empresarial es evidente y, sumada a los bajos precios del cobre, menor gasto público y reversión de factores temporales en el sector vivienda limitarán el crecimiento de la inversión

De igual forma, el escenario político continúa jugando un papel relevante. Así, las propuestas de los candidatos durante la campaña presidencial del próximo año serán clave para la confianza empresarial y la inversión privada.

Bajo este panorama, CrediCorp prevé una contracción de 1,5% en la inversión este año en el país austral. La proyección anterior se situaba en -0,5%. En cuanto a lo que sucederá el próximo año, se proyecta una mejora gradual del orden de 1,1% frente a 4,1% que se tenía estimado anteriormente.

Así las cosas, el panorama no resulta claro para ninguno de los tres países, pues si bien se pueden presentar mejoras, estas no serán significativas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?