| 11/1/1994 12:00:00 AM

La hora de las viudas

A COMIENZOS DE este año las tasas (le captación estaban en un promedio cercano al 25% efectivos anual y las tasas de colocación en 37% efectivo anual. Especialmente a partir del segundo semestre del año se está observando una tendencia al aumento de las tasas, que es el resultado del intento cíes gobierno por reducir el consumo del sector privado y meter en cintura a los medios de pago.

Actualmente las tasas de captación se sitúan en 33% efectivo anual y las cíe colocación en 43%. Dado que la inflación se lea mantenido alrededor del 22"/11 anual y que la devaluación sigue en 3% anual, es atractivo hacer lo que hacen las viudas, es decir poner su dinero a producir intereses en el banco de la esquina y sentarse a vivir de la renta. Por el otro lado, es cada vez más caro endeudarse para financiar nuevos negocios o consumo.

La pregunta del millón es si las tasas de interés continuarán aumentan(lo o eventualmente caerán. Los especuladores cortoplacistas están jugando a que con la liquidez de fin de años las tasas caigan. Perry está jugando a mantenerlas altas, pues está empeñado en impedir la reevaluación y al mismo tiempo abrirle campo a 1111 mayor gasto público (es decir, esta tratando de cuadrar el círculo). La Junta del Banco de la República quiere bajar la inflación ). como Perry se está oponiendo a usar la tasa (le cambio congo "ancla" no tiene más remedio que subir las tasa de interés.

No hay que ser muy optimistas sobre reducciones sustanciales en las tasas. Puede ser que se presenten disminuciones durante unas pocas semanas en enero, pero ola la impresión de que las autoridades monetarias aprovecharán la liquidez estacional de fin de años para colocar en forma más activa los títulos de participación y buscar así, por fin, meter en cintura a los medios de pago.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?