| 4/27/1998 12:00:00 AM

La creciente brecha de ingresos

Entre 1994 y 1997 se amplió la brecha entre los ingresos de los trabajadores con distinto nivel de educación.

A comienzos de los 90 los analistas internacionales clasificaban a Colombia como el país de América Latina donde la desigualdad del ingreso se había reducido más rápidamente. Estimulado por una inversión enorme en educación en los 60 y comienzos de los 70, por inversiones agrícolas intensivas en mano de obra rural y por exportaciones no tradicionales, los mercados de trabajo tuvieron una revolución: las oportunidades de empleo aumentaron y los diferenciales de pago disminuyeron.



Los datos recientes sugieren que tal panorama cambió sustancialmente en los 90. Las inversiones en educación y en mejoramiento de tierras se debilitaron en los años 80, y el impulso exportador se perdió en especial en los últimos años, al tiempo que las tecnologías se hacían más intensivas en trabajo calificado. Los mercados de trabajo urbano tuvieron una contrarrevolución: el empleo disminuyó notablemente y los diferenciales de pago volvieron a abrirse.



La gráfica ilustra la evolución de los ingresos reales de las distintas familias urbanas en el país. Los ingresos reales de todos los grupos venían cayendo desde finales de los 80 y tuvieron un auge considerable en el período 1992-1994. Los ingresos de los trabajadores con educación universitaria crecieron más que los de quienes sólo tenían educación primaria. Entre 1994 y 1997 se amplió la brecha entre los ingresos de trabajadores con distinto nivel de educación: mientras siguió incrementándose el ingreso real de los universitarios, el de los empleados con educación primaria disminuyó 12 puntos reales. La brecha salarial se amplió y, por ello, el progreso distributivo en materia laboral se interrumpió. Los ricos se hicieron más ricos y los pobres más pobres.



La mala distribución de la educación ha sido, entonces, en los 90, una fuente de creciente diferenciación económica de los colombianos. Una globalización sin educación no funciona. Ya es tiempo de empezar a cambiar estas tendencias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?