| 9/29/2016 12:00:00 AM

La corrupción sigue obstruyendo los negocios latinoamericanos

Para tres de cada cuatro empresarios en 19 países de América Latina, las leyes anticorrupción no son efectivas. Encuesta.

La corrupción siegue siendo uno de los mayores obstáculos para hacer negocios en América Latina. Así lo confirma la última encuesta de la estadounidense Miller & Chevallier junto con Brigard & Urrutia y otras 12 reputadas firmas de abogados presentes en 19 países de América Latina.

El panorama es muy preocupante. La encuesta indagó entre empresarios por el impacto que en sus negocios tiene la corrupción en países latinoamericanos así como también por la efectividad que han tenido las normas dictadas por sus gobiernos para controlar el fenómeno, pero encontró que los avances son escasos.

Al divulgar los resultados, Carlos Fradique-Méndez y María Luisa Porto, integrantes del equipo de Compliance –cumplimiento normativo– de la firma Brigard & Urrutia –y quienes participaron activamente en la conducción de la encuesta y análisis de los resultados para Colombia–, indicaron que 77%; es decir, más de tres cuartos de los encuestados cree que las leyes anticorrupción de su país no son efectivas. Más diciente aún es la conclusión de los empresarios sobre el impacto que la corrupción tiene sobre los negocios: en promedio, 48% de los consultados asegura que la corrupción es un obstáculo importante al momento de hacer los negocios.

A esto se suma que 52%; es decir, más de la mitad, asegura haber perdido negocios frente a competidores corruptos y, aunque en la mayoría de los casos –89%– no reportaron estas conductas indebidas ante las autoridades, quienes sí lo hicieron reportaron escasos resultados. De hecho, los que denunciaron las prácticas corruptas de sus competidores se quejan de que las autoridades no llevaron a cabo la investigación correspondiente.

Los políticos y entidades estatales son los más desprestigiados. De acuerdo con la Encuesta Latinoamericana de Corrupción 2016, 92% de los consultados asocia moderada o significativamente a la corrupción con los partidos políticos, mientras que 93% considera lo mismo de empresas estatales.

Estos preocupantes resultados coinciden con los que arrojaron las encuestas aplicadas en 2008 y 2012. De hecho, recientes escándalos en varios países de América Latina tienen encendidas las alarmas por el impacto de la corrupción.

La Encuesta señala que, en términos generales, los empresarios identifican a Argentina, México, Venezuela y Brasil como las economías grandes más corruptas, resultado muy similar al que se había obtenido en 2012, cuando solo este último país no había entrado en el grupo.

Pocos países han escapado a esta ola de denuncias que tienen entre sus casos más emblemáticos los sobornos a políticos para acceder a la contratación con la estatal petrolera de Brasil, Petrobras, que terminó hace un par de semanas con la salida de la presidente Dilma Rousseff, o la revocatoria del mandato del presidente de Guatemala Otto Pérez Molina, acusado de recibir sobornos para reducir los pagos de impuestos a empresarios.

Pero no todas son malas noticias. La encuesta confirmó que en los últimos años han crecido los esfuerzos de compliance anticorrupción en mercados latinoamericanos como Brasil, Colombia y México, y que es evidente el mayor número de empresas en la región que está implementando más mecanismos para mitigar riesgos relacionados con prácticas corruptas. Los resultados todavía están por verse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?