| 3/16/2007 12:00:00 AM

Inflación de demanda

¿Hay que preocuparse por la inflación? Las noticias hasta ahora no parecen buenas. La inflación total de febrero (5,25%) superó el techo del rango que estableció el Banco de la República como meta para el año (4,5%).

El aumento tiene la presión temporal de los alimentos por el fenómeno de El Niño, pero muchos economistas están bastante seguros de que el efecto se revertirá cuando el clima se normalice, como ha ocurrido en el pasado. La inflación de los bienes transables —los que se comercian con el exterior— ha caído en forma casi permanente desde 2003 y con el actual panorama cambiario no parece que la tendencia varíe.

En cambio, el aumento de los bienes no transables ha sido continuo desde noviembre y no tiene apariencia de detenerse. Las subidas en arriendos, salud y servicios financieros son sus principales causantes. Esto preocupa porque es un indicio de incrementos permanentes en la demanda que pueden afectar la inflación total. Si bien el Banco de la República ya actuó desde mayo pasado para controlar esa presión con subidas en sus intereses, aunque quizás no haya que inquietarse demasiado, hay que estar más pendientes de este tema que había casi desaparecido de la agenda de preocupaciones macroeconómicas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?