| 6/8/2007 12:00:00 AM

Inflación: más que alimentos

La inflación a marzo sorprendió a la mayoría de analistas que esperaban un incremento mayor al que se presentó. Esto se debió a una moderación en el crecimiento de los precios de alimentos como tubérculos y hortalizas. Sin embargo, la inflación no cedió mucho más pues otros sectores como vivienda, transporte, salud y educación, los cuales son dependientes de la demanda interna, no colaboraron con un mayor reducción. Otros bienes como vestuario, calzado, aparatos domésticos, entre otros, donde la tasa de cambio es determinante, tienen sus precios controlados.

Si bien el incremento en los precios de los alimentos como la carne, leche, cereales, entre otros, responden debido a su alta participación en la canasta básica por cerca de la mitad de la inflación del último año, hay otros rubros sobre los cuales el Gobierno tiene injerencia, como todos los servicios públicos, transporte público, transporte personal (gasolina), instrucción y enseñanza, medicinas, servicios financieros y arrendamientos que explican otra proporción importante del aumento de precios. Es más, un análisis en el largo plazo muestra que estos bienes han contribuido mucho más al incremento de la inflación que los alimentos que son cíclicos. Por esto, la gran pregunta es qué pasará con la inflación cuando se revierta la tendencia revaluacionista y del precio de los alimentos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?