| 12/3/1999 12:00:00 AM

Homicidios al alza

En 1999 se reactivo, con un crecimiento del 2,5% anual, sí: la tasa de homicidio...

Mientras la población se preocupa en todas las encuestas por la inseguridad, los medios de comunicación y las autoridades concentran sus acciones en el narcotráfico y la guerrilla. El examen a las cifras de homicidios puede ilustrar la dimensión de este desencuentro.

Los homicidios comunes, a pesar de la alharaca comunicativa, son la mayor expresión de violencia en la sociedad colombiana. Las cifras del Centro de Investigaciones Criminológicas de la Policía indican que están pasando cosas delicadas. La tasa de homicidio común, por 100.000 habitantes, descendió continuamente desde 1993, cuando llegó a un máximo de 75 por 100.000, hasta 1998, cuando alcanzó una cifra de 56. Un descenso del 25% es enorme en cualquier comparación internacional. Infortunadamente, las cifras preliminares disponibles para el 99 ya permiten inferir que, más que descender, la tasa de homicidios subirá este año 2,5%.

La gráfica ilustra que la reactivación del homicidio común para el conjunto del país se dio en medio de una enorme diversidad regional. Los homicidios descendieron en la zona de distensión (¡!), en el centro

del país (en Boyacá y Huila) y en la zona cafetera (en especial en la zona del terremoto). Pero aumentaron enormemente en la zona suroccidental (30% en Nariño, 23% en el Cauca, 15% en el Valle y 11% en Cali, en la Costa Atlántica (Córdoba 35%, Bolívar 21%), y también en la zona oriental del país (Norte de Santander 25% y C e s a r 11%).

Los costos económicos y sociales del homicidio común son demasiado grandes. La lucha por la defensa de la vida tiene que ganar espacio en la agenda pública.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?