Globalización y felicidad

| 2/22/2002 12:00:00 AM

Globalización y felicidad

Un índice de globalización y otro de felicidad intentan relacionar los dos conceptos en varios países. Colombia contraría la tendencia.

¿Qué tiene que ver el nivel de globalización de un país con su nivel de felicidad? Difícil saberlo, pero la revista Foreign Policy en su primera edición del año decidió tratar este asunto. Para ello utilizó el World Values Survey, que mide el "bienestar" o "felicidad" de los habitantes de un país, y su índice de globalización, elaborado con base en los indicadores de informática, finanzas, comercio, turismo y comunicación personal de ciertos países.



La revista combinó estos dos indicadores para 46 países para establecer si efectivamente hay una relación entre globalización y felicidad. La gráfica muestra los resultados del ejercicio y señala que en los países en los que la gente está mayoritariamente "contenta", "muy contenta", o "satisfecha" con la vida son a su vez los que exhiben mayores niveles de integración mundial, de acuerdo con el índice de globalización.



Sin embargo, hay resultados que van en contravía de la afirmación de que con la globalización viene la felicidad. Hay varios casos de países poco integrados, pero mucho más felices que otras naciones más integradas a las corrientes mundiales. Por ejemplo, Colombia alcanzó el poco meritorio puesto 43 entre 46 países en cuanto a su nivel de globalización, pero su nivel de felicidad supera a toda América Latina, incluso a Brasil y Chile, los países más globalizados de la región que ocuparon los puestos 42 y 34, respectivamente.



En la medida en que los países más felices son los más globalizados, los cuales a su vez son los más ricos, ¿quiere esto decir que la riqueza trae felicidad? De nuevo, el caso de Colombia desmentiría esta afirmación. Colombia es más feliz que Italia, España y Japón, aunque en términos per cápita devenga tres veces menos que España y cuatro veces menos que Italia y Japón.



Al parecer a los colombianos no les molesta mucho ser relativamente pobres ni estar aislados del mundo.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.