Gasto militar e impacto económico

| 3/21/2003 12:00:00 AM

Gasto militar e impacto económico

Un reciente estudio demuestra cómo un aumento en el gasto militar tendría un efecto positivo en la economía, productividad e inversión del país en los próximos años.

La situación de orden público y el bajo crecimiento económico del país no dan espera. Todos esperamos a la mayor brevedad acciones y resultados concretos que devuelvan la confianza y lleven al país por una senda de crecimiento sostenido. El país ha comprendido que esto implica un esfuerzo económico y de gestión muy importante, en el cual están comprometidos la actual administración y los contribuyentes. Hemos tributado más para este propósito, ¿pero son suficientes para la magnitud del reto que enfrenta el país?

Un reciente estudio de Carlos Caballero Argáez, ex integrante de la junta directiva del Banco de la República, desarrolla la relación entre macroeconomía y seguridad. El trabajo encuentra que se necesita un incremento gradual del gasto militar hasta ubicarlo en cerca de 4,5% del PIB hacia finales de la década, un nivel observado en otros países que tienen una intensidad similar de conflicto a la de Colombia. Hoy el gasto militar es de 2,4% en promedio, y se estima que su aumento generaría un círculo virtuoso de recuperación de la confianza, inversión, productividad y mejores tasas de crecimiento.

Caballero estima que, de tomar esta iniciativa, el crecimiento promedio de la economía colombiana entre 2004 y 2010 sería de 4,6%; mientras que sin un aumento en el gasto militar el crecimiento sería del 3,5% en promedio en ese período. En cuanto a la productividad, estima que esta aumentaría 1,5% anual en vez de 0,6% como lo hace actualmente. La inversión, entretanto, aumentaría con gasto militar 11,3% anual en lugar de 8,8%.

Si bien demuestra el beneficio del incremento en el gasto militar, lo cierto es que depende del supuesto de que la situación de confianza del país sí mejora considerablemente en el corto y mediano plazo, de tal manera que los agentes vuelvan a invertir y los capitales retornen a Colombia. Hasta ahora, los colombianos han hecho un mayor sacrificio en términos tributarios. Se requiere, sin embargo, un golpe contundente y rápido que demuestre que el esfuerzo no es en vano. Sin avances en este frente, muy probablemente los beneficios del incremento en el gasto militar y su consecuente impacto en la economía podrían ser inferiores a los estimados.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.