| 4/27/2007 12:00:00 AM

Finanzas para informales

Reducir la informalidad empresarial es un propósito con un retorno social elevado. El trabajo en las empresas informales se asocia con subempleo y bajos ingresos y la producción informal trae enormes problemas de productividad para el país.

Como se desprende de un estudio de Mauricio Cárdenas y Carolina Mejía, de Fedesarrollo, reducir el fenómeno no es sencillo porque, llanamente, se trata de una actividad rentable, bastante más que la formal.

Con datos de la encuesta del Dane a microempresas, los economistas muestran que aunque las informales venden en promedio casi 20% menos que las formales por unidad de activo fijo, el costo de la mercancía que venden y el de su operación - servicios y mano de obra -, está 30% por debajo de las formales. Con esto, la utilidad operacional es 25% superior en los establecimientos informales.

La tarea es encontrar formas para reducir esa diferencia. Una vía es la de aligerar las cargas legales y tributarias para los formales y mejorar la vigilancia en las otras. Dejar que la informalidad exista no es una opción. En los mismos datos se observa que las ventas por trabajador de las microempresas legales duplican las de las informales. Aceptar las últimas significa admitir una reducción de productividad intolerable para el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?