| 8/1/1994 12:00:00 AM

Exportaciones al garete

EL INDICE de la tasa de cambio real, que mide la competitividad de las exportaciones colombianas, ha tenido una caída de cerca del 12.5% desde septiembre de 1993 a la fecha. O sea que el peso se ha revaluado en esa magnitud en los últimos nueve meses. Con excepción de abril y mayo cuando la tasa representativa del mercado subió, en el resto de 1994 se ha mantenido estática alrededor de $820 dólar, mientras la inflación al consumidor aumentó durante el primer semestre en 14.7% y los precios al productor 11.3%.

No en balde se están quejando los exportadores. Sus márgenes están cayendo y podría decirse que si la tendencia a la reevaluación se mantiene, se estaría gestando un proceso de salida del mercado de varios productos de exportación. Por ahora, la principal reacción empresarial ha sido la de no realizar inversiones adicionales en actividades exportadoras.

La pregunta del millón es cómo revertir esta tendencia a la reevaluación en las condiciones actuales de la economía colombiana cuando se vislumbra una bonancita cafetera seguida de una bonanza petrolera. Algo en lo cual coinciden los melores expertos en la materia es que un simple aumento en el ritmo de devaluación nominal no sirve en absoluto si no está acompañado de un aluste fiscal. Una política que consista únicamente en acelerar la devaluación, aumentará la inflación y no incidirá, a largo plazo, en elevar el índice de

la tasa real de cambio. El país quedaría con el costo económico y social de una mayor inflación, sin lograr la mayor competitividad que busca.

Por eso son muy confusas las señales del gobierno entrante que dice que va a devaluar mas, al mismo tiempo que promete aumentar significativamente el gasto público.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?