| 8/1/1997 12:00:00 AM

EL TIEMPO DE LA GENTE

"A los líderes se les juzga por sus seguidores. A los seguidores, en cambio, nunca se les juzga por sus líderes."

NUEVAMENTE el gobierno Samper supera su propio récord de mal gobierno y promesas incumplidas. Esta vez el turno es para la tasa de desempleo, que en siete principales ciudades, a junio, llegó al 13.6%, la tasa más alta en los últimos diez años.



El gobierno se defiende diciendo que el problema no es que haya más desempleados sino que hay más gente buscando empleo. Es decir, que la tasa de participación ha subido. Esta tasa mide la población económicamente activa sobre la población en edad de trabajar. En la medida que la población es más educada, sale más gente al mercado laboral.



Ello se evidencia en la gráfica inserta de tasa de participación, donde se ve cómo ésta subió de niveles promedio de 57,5% en la década pasada, a promedios de 61% al iniciar la década de los noventa, con una caída a tasas del 59% en los últimos dos años. En este momento la tasa llega a 59,7% en las principales siete ciudades, que representa un nivel más alto que el 59,1% de junio del año pasado. Pero si se compara con los niveles históricos de esta década, se ve que la tasa de participación ha descendido, y con ello se rebate el argumento del gobierno. Más aún, durante el gobierno Gaviria la tasa más baja de desempleo fue de 7,6% en septiembre de 1994 (a un mes de posesionado Samper) con una tasa de participación de 59%. En junio de ese año la tasa había alcanzado un 59,8%, nivel similar al actual, con un desempleo de 9,8%.



El gobierno ha anunciado, como siempre, un plan para reactivar el empleo, pero se sabe que las palabras se las lleva el viento. La situación no va a mejorar en tanto no se recupere la construcción, se supere la revaluación del peso (y se reactiven las exportaciones) y mejore el clima de inversión, que en medio de tanta incertidumbre, no podría ser peor.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?