El repunte del crédito

| 5/16/2003 12:00:00 AM

El repunte del crédito

El crédito viene recuperándose en los segmentos comerciales y de consumo, pero la cartera está lejos de los niveles de mejores tiempos.

Luego de la crisis de los TES de agosto del año pasado que condujo a grandes pérdidas, las entidades del sector financiero han tenido un desempeño positivo durante los meses recientes. Sus utilidades se han recuperado y el riesgo que enfrentan se ha reducido, pues la cartera vencida ha mejorado y ha caído el ritmo de recibo de bienes en dación en pago. De manera importante, los préstamos han crecido y, por lo tanto, la cartera se ha comenzado a reactivar. Es decir, el sector financiero está retomando su actividad de intermediación. De hecho, la cartera neta total (esto es, descontando la cartera vencida) viene creciendo a un 8,5% anual al 9 de mayo, cuando un año atrás caía a un 2,5% anual.

La gráfica muestra la evolución de la cartera neta del sistema financiero desde 1994, con base en un índice (diciembre 1994=100) que permite evaluar la magnitud del repunte reciente del crédito. Se destaca que éste último se concentra en la colocación de nuevos créditos comerciales y de consumo. De hecho, estos tipos de cartera, si bien cuentan con tasas reales de colocación del orden de 9 y 19% en promedio, vienen creciendo a un 6,5 anual y 13,4% anual, respectivamente.

La cartera hipotecaria, por su parte, sigue cayendo. Parte de la explicación tiene relación con la titularización de este tipo de cartera por la Titularizadora Colombiana S.A. por un monto de $1,1 billones en 2002. El resto del fenómeno obedece a la debilidad estructural del sistema hipotecario, que enfrenta dificultades para prestar a largo plazo por el descalce de plazos entre captaciones y colocaciones a 15 años. A febrero este tipo de cartera venía cayendo a una tasa anual de 18,8%. El gobierno encuentra en este sector un gran reto de política económica, en particular, cuando hoy se observa un boom en la actividad edificadora. Sin embargo, sin acción oficial, que facilite el ingreso de capital de riesgo al negocio constructor, éste puede resultar efímero.

Es evidente también que aún estamos lejos de los niveles crediticios observados antes de la crisis de 1999, e incluso de 1994, y que los intereses de colocación son elevados para algunos agentes. Pero el repunte reciente del crédito, aunque lento, es un bienvenido cambio de tendencia y que resulta crucial para alentar el nivel de actividad económica. Sin flujos financieros, no hay gasolina para una recuperación duradera. En la medida en que la economía crezca a una tasa mayor y el desempleo caiga, el riesgo crediticio se reducirá más así como las tasas de interés en Colombia.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.