| 9/14/1998 12:00:00 AM

¿El déficit por los cachos?

El peso del ajuste está recayendo hasta ahora en mayores recaudos de impuestos, pero hay poca reducción del gasto.

El déficit fiscal se convirtió en el principal foco de perturbación de la economía colombiana. El pasado gobierno lo utilizó como su estrategia de desarrollo y, a juzgar por los resultados, fracasó. Y, culpando a la descentralización, se negó a enfrentar el explosivo desequilibrio.



El nuevo gobierno ha decidido eliminar el déficit fiscal y preparó un plan de ajuste para el período 1998-2002, como base para el ajuste cambiario y del paquete legislativo.

Sin embargo, el país no ha descubierto que el 90% del ajuste propuesto proviene de mayores recaudos de impuestos y poca reducción del gasto. Esta estrategia no consulta el origen del problema fiscal.



La gráfica, con series consolidadas para las administraciones públicas central y locales en 25 años, lo dice todo. El problema fiscal no son las transferencias locales ni una supuesta creciente evasión. El creciente déficit fiscal proviene de la exagerada dinámica del gasto público.



Las finanzas fueron equilibradas en los años 70 y 80 con los ingresos y gastos creciendo ligeramente por encima del PIB. Ello se rompió en los 90, y en especial los últimos tres años, al doblarse la participación del gasto en la economía. A pesar de que los ingresos crecieron 8 puntos del PIB no alcanzaron a financiar el gasto y el déficit fue creciente y el mayor de los últimos 25 años.



El origen del problema fiscal está en el exceso de gasto del aparato estatal. Si este gobierno se propone financiar con mayores impuestos el mantenimiento del escandaloso nivel de gasto público que montó la administración anterior, el país no llegará muy lejos. Hay que usar el capital político no para ahogar a los contribuyentes, sino para organizar el gasto público en forma consistente con el desarrollo de largo plazo del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?