| 7/21/1998 12:00:00 AM

El Big Mac lo dice...

Sin una tasa de cambio realista no podremos ser más competitivos.

Sin competitividad no es fácil enfrentar la globalización. Entre las siete economías grandes de América Latina (Brasil, México, Argentina, Colombia, Venezuela, Chile y Perú), Colombia, de acuerdo con el Estudio Mundial de Competitividad de 1998, presenta hoy la menor competitividad. Ella depende de las instituciones, del gobierno y de las políticas que éste adopte, de la tecnología y de la infraestructura, condiciones en las que Colombia aparece mal.



Las reglas de juego creadas en Colombia para el comercio son mediocres en el escenario internacional de hoy. Al compararlas con las de otros países, nuestras facilidades para comerciar están entre las más pobres.



Para los observadores internacionales, las reglas lucen confusas y las instituciones de soporte al comercio bastante débiles. Y por ello, más que muy abierta, la economía colombiana resulta hoy de las más cerradas del mundo.



Las condiciones cambiarias han tenido un papel importante. Muchos en Colombia aún utilizan un índice de tasa de cambio real con base 1986 para justificar un supuesto equilibrio, cuando las condiciones del comercio y del financiamiento internacional han cambiado.



Los resultados de las metodologías más sofisticadas no difieren mucho de comparaciones simples. The Economist ha sugerido el precio de las hamburguesas Big Mac como un índice relevante. Las Big Mac son más caras en Colombia que en cualquier otro país de América, con excepción de Venezuela.



Con la información de junio (en la gráfica), Colombia estaría sobrevaluada 24% frente al resto de América Latina y 33% respecto a Estados Unidos. Metodologías más sofisticadas no generan resultados distintos. El nuevo gobierno no puede olvidar que sin tasa de cambio realista, la economía colombiana nunca tendrá competitividad para impulsar el empleo y el crecimiento económico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?