Derechos del sistema financiero

| 6/22/2001 12:00:00 AM

Derechos del sistema financiero

La protección excesiva a los deudores en detrimento de los acreedores es un gran obstáculo para el desarrollo empresarial.

El principal problema que enfrentan las empresas latinoamericanas es el difícil acceso a los mercados financieros. La escasez de crédito, por lo general, tiene su origen en los desequilibrios macro, como un alto déficit fiscal que asfixia al sector privado o un clima de inestabilidad cambiaria o monetaria que desestimulan el crédito de largo plazo.

Pero la escasez de crédito se da también porque el sistema legal no protege adecuadamente al sistema financiero frente al riesgo de incumplimientos por parte de los deudores. Cuando esto sucede, la escasez de crédito que, por lo general, se concentra en los sectores de mayor riesgo solo puede solucionarse, por paradójico que esto parezca, si se corrigen los derechos de los bancos.



Un estudio reciente, realizado por Arturo Galindo y Alejandro Micco del BID, muestra que es en los países latinoamericanos donde se dan las mayores restricciones en términos de derechos de los acreedores. Los peores son Argentina, Colombia, Paraguay y Perú. En estos países, una empresa puede declararse fácilmente en quiebra o concordato, dejar de pagarles a los bancos y seguir manteniendo en su propiedad los bienes ofrecidos en garantía. Otros problemas comunes de la región son las restricciones para el uso de las garantías, así como las interferencias del gobierno en las condiciones de los créditos. Una variable que combina los derechos de los acreedores y la efectividad de las normas resulta ser un predictor muy poderoso de la profundidad del sector financiero. En Latinoamérica, el crédito al sector privado como porcentaje del PIB no llega al 35%, mientras que en el Sudeste Asiático es prácticamente el doble y en los países desarrollados supera el 100%. La clave está en corregir las deficiencias en las leyes que limitan los derechos de los acreedores para lograr así una mayor profundidad financiera.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.