| 3/26/1999 12:00:00 AM

Crecimiento menor que cero

Nuestra predicción de crecimiento cero pecó de optimista: el crecimiento durante 1999 estará entre -1,1 y -2,2%.

La realidad económica puede seguir sorprendiendo a la mayoría de los analistas económicos del país. Ninguno anticipó ni diagnosticó oportunamente la profundización de la recesión durante el último trimestre del año anterior, que condujo a que la economía tuviera un crecimiento cero en 1998. Y, tampoco, ninguno ha incorporado aún en sus proyecciones la dinámica de la actividad productiva durante lo que va corrido de 1999.



Dinero estima que la caída del PIB en este primer semestre es tan aguda como la de finales del año anterior. Durante el primer trimestre la caída ha sido entre el 6 y el 7%. Y durante el segundo trimestre estará entre el 3 y el 4%. Con ello, en los 12 meses que terminan en junio el PIB habrá caído alrededor del 4% (ver la gráfica). La dinámica depresiva podría llevar a que el PIB durante el segundo semestre fuera apenas similar al del año anterior y en los 12 meses del año calendario, la economía decrecería 2,2%. Aun si la recuperación fuera de la magnitud esperada por el gobierno, que la calcula en 2,3% para el tercer trimestre y 3,6% para el cuarto, lo cual dudamos, el año calendario cerraría con un decrecimiento negativo de -1,1%. En todo caso, la meta de crecimiento para 1999 anunciada por el gobierno en París, 1,6% positivo, tiene trastocado el signo.



Con semejante caída de la economía, la tasa de desempleo va a saltar este año no dos sino tres puntos. Y la solución del problema financiero se va a hacer mucho más difícil. Mayor realismo en el diagnóstico ayudaría al gobierno y a los empresarios a tomar mejores y más oportunas decisiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?