| 5/25/2007 12:00:00 AM

Competitividad y devaluación

¿Se puede competir sin devaluación? Muchos colombianos opinarían que no. Que las exportaciones necesitan siempre un tipo de cambio débil. Naturalmente, es más fácil vender en el exterior con una moneda barata. Sin embargo, hay casos que muestran claramente que la comodidad del dinero depreciado no siempre es necesaria.
El Ministerio de Hacienda construyó un índice de tasa de cambio que compara el peso colombiano con el chileno desde 1990 (ver gráfico). El ejercicio muestra cómo el chileno se depreció sustancialmente menos que el colombiano en ese lapso. Incluso, como ocurrió en todo el vecindario, ha tenido un episodio de revaluación desde 2002. No obstante, cuando se comparan las tasas de crecimiento, se encuentra que en promedio el PIB del país del sur creció 5,5% mientras que el de Colombia aumentó 3,3%. El resultado no se altera si solo se comparan los mejores tiempos nacionales. Si se la quita el período de la recesión colombiana (1997 a 2002), el crecimiento económico chileno es de 6,7% contra 4,5%. La razón para que Chile crezca más que Colombia en un entorno de devaluación muy baja  o de revaluación es una sola: mayor productividad. ¿Lección aprendida?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?