Casanare y el oro negro

| 5/31/2002 12:00:00 AM

Casanare y el oro negro

La experiencia del departamento del Casanare refleja los beneficios y riesgos de la explotación petrolera.

Casanare vivió una revolución en los últimos años. La explotación de petróleo atrajo una oleada de inmigrantes en busca de un futuro mejor, cambió la estructura productiva de la región y aumentó los ingresos departamentales (en particular, las regalías), lo cual disparó la inversión pública. De hecho, la gráfica muestra que la inversión per cápita del Casanare es del orden de $661.000, lo que equivale a 5 veces la nacional y a 30 veces la de Chocó o Vichada. Las diferencias en este indicador entre los municipios del departamento se explican por la intensidad de la actividad petrolera en cada uno de ellos, la cual se traduce en los recursos fiscales que reciben por regalías.



"Petróleo y región: el caso del Casanare", reciente trabajo de Fedesarrollo, documenta este proceso y evalúa el impacto social y económico de la exploración y explotación de crudo en el Casanare entre 1985 y 2000. Hoy las coberturas de servicios públicos y las tasas de escolaridad de las ciudades del Casanare son elevadas y no muy diferentes a las observadas en las principales ciudades del país, cuando hace unos diez años se ubicaban en niveles similares a los de Chocó y Vichada. Además, la tasa de desempleo es menor en comparación con el 16-20% observado en el resto de ciudades grandes.



Pero no todo ha sido positivo. Si bien los nuevos ingresos favorecieron las finanzas y permitieron alcanzar un alto nivel de inversión, Casanare incrementó sus gastos de funcionamiento (pago de nómina y gastos generales) por encima del ritmo con que aumentaron los recursos totales. El resultado es un déficit corriente como porcentaje de los ingresos corrientes de -122,8% en 1999. Este problema se agrava por el endeudamiento en que incurrió el departamento en años recientes y cuyo monto ascendió a $78.351 millones en diciembre de 2001.



Casanare continuará siendo un territorio petrolero en la medida en que actualmente hay más de diez empresas multinacionales, además de Ecopetrol, que exploran o explotan petróleo en la región. Por tanto, el mayor reto a futuro es garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas con la desaparición del despilfarro y un mejoramiento en la calidad del gasto público.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.