| 7/1/1994 12:00:00 AM

Botando y empleando

DESPUÉS DE muchas vueltas, el empleo público sigue en términos relativos lo mismo que antes. Pero la composición del empleo público registra algunos cambios. Un estudio reciente elaborado para el Ministerio de Trabajo por la Misión Colombia 90 de la OIT, reporta cifras que permiten afirmar que buena parte de la reestructuración o modernización del Estado en Colombia se hizo sin cambiar sustancialmente el número de empleados.

Entre 1990 y 1992 se perdieron cerca de 13.000 empleos, la mayoría de los cuales en el sector descentralizado nacional. Pero, por otro lado, hubo aumentos en el número de empleados en el sector central nacional, en el descentralizado municipal, en los fondos educativos regionales y en los servicios seccionales de salud, que resultaron en una adición neta de 29.000 nuevos empleos durante los primeros dos años del actual gobierno.

En total, al finalizar 1992, el sector público empleaba 956.000 personas, en comparación con 790.000 en 1985. Mucho ruido y pocas nueces, entonces, en lo que se refiere a este tema. Con respecto al total de la población ocupada en las siete principales áreas metropolitanas, el empleo público en 1992 representó el 20%, y este porcentaje ha cambiado poco en los últimos años. Mientras tanto, a comienzos de los años noventa la participación del empleo público dentro del total era del 24% en los países más desarrollados.

Por otro lado, uno de los renglones más dinámicos de generación de empleo público en Colombia ha sido el sector defensa (fuerzas militares y policía), que pasó de contar con 165.000 personas en 1985 a disponer de 231.000 personas en 1992, igualando en este año al empleo proporcionado por la educación pública.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?