| 4/1/1995 12:00:00 AM

A tributar y a gastar

ESTE PARECE SER el lema de las dos últimas administraciones. Si se cumplieran las proyecciones del actual plan de desarrollo el aumento de los impuestos y del gasto público sería sin precedentes en esta década. Las gráficas muestran solamente el caso del gobierno central, donde el plan contempla pasar de un superávit en 1994 a un déficit equivalente al 4% del PIB en 1998. Y ello contando con una nueva reforma tributaria.

Por más que se diga lo contrario, lo que se viene es una reforma tributaria. A través de ella el gobierno busca que los colombianos paguemos más retenciones en la fuente, o sea impuestos anticipados. En otras palabras, que paguemos más impuestos por un equivalente a dos puntos porcentuales del PIB. Está por verse si esta reforma tiene los "dientes" para lograr un recaudo adicional de esa magnitud.

En 1992 el Congreso aumentó provisionalmente, hasta 1997, las tarifas máximas del impuesto a la renta de 30% a un equivalente efectivo del 35% y las del impuesto a las ventas del 12% al 14%. En su momento se dijo que este incremento provisional se justificaba para atender la "emergencia" de seguridad y hasta que llegaran los recursos de Cusiana a finales de la década. Siguiendo esa inexorable máxima según la' cual los impuestos provisionales siempre se vuelven permanentes, la nueva reforma tributaria elimina la provisionalidad de las actuales tarifas, ahora con la disculpa de que hay que gastar en lo "social".

Cada vez que los gobiernos se vuelven muy fiscalistas (o garosos) los contribuyentes reaccionan con una creciente evasión. En el cuatrienio anterior el ex ministro Hommes aumentó desaforadamente impuestos y gastos. El ministro Perry se muestra deseoso de emular a su antecesor. Perry se hizo famoso en 1975 cuando montó al país en un sistema tributario tan absurdamente fiscalista que la evasión se convirtió en el principal pasatiempo nacional. En ese momento Perry sostenía que la inversión pública era preferible a la inversión privada. Las actuales proyecciones fiscales hacen pensar que, al menos en teoría, Perry sigue igualito a hace 20 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?