| 7/2/1999 12:00:00 AM

¿A quién le tocó la recesión?

No sólo pierden los desempleados y las empresas en quiebra sino, cada vez más, todos.

El PIB no siempre ha sido un buen indicador de lo que acontecía con los distintos grupos sociales, pues a veces unos ganaban mientras otros perdían. La gráfica indica que durante la mayor parte de los 80, los pagos por salarios y las ganancias brutas tendieron, en efecto, a registrar movimientos opuestos. El gran aumento de empleo y salarios urbanos de los períodos 1993/95 y de 1997/98 tuvieron como contrapartida un descenso en las ganancias. El aumento de las ganancias de los períodos 90/91 y de 1995/1996 fueron paralelos a un descenso de los ingresos salariales.



Pero el desempeño reciente de la economía parece haber cambiado el signo de esas tensiones. El PIB urbano, sin evidenciar la recuperación anticipada por el gobierno, decreció 6% en los 12 meses que terminaron en junio. Y la contracción afectó por igual a salarios y ganancias. El monto de salarios pagados cayó en términos reales 4,9% y las ganancias brutas cayeron 5,1%. Los trabajadores independientes se afectaron, sin embargo, dos veces más, pues sus ingresos reales cayeron 10%.



Tan grande recesión del aparato productivo urbano terminó por afectar, entonces, a todos y cada uno de los grupos sociales. Y probablemente hoy, más que nunca, los ingresos de cualquier grupo social dependerán, más que de esfuerzos de redistribución del ingreso, de la recuperación de la economía en su conjunto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?