¡300 milloncitos!!!

| 2/11/2000 12:00:00 AM

¡300 milloncitos!!!

La inversión extranjera en el 99 prácticamente desapareció.

¿Por qué cayeron tanto la economía y el empleo el año anterior? Aunque las explicaciones simples no son frecuentes en economía, ahora se hace cada vez más evidente una respuesta simple a la situación colombiana: la crisis de la inversión privada. La inversión privada cayó $9 billones en 1999 frente al año anterior. Según una investigación reciente de Juan Mauricio Ramírez, del CEGA, por sus efectos multiplicadores sobre la producción y los ingresos de los hogares, una caída en la inversión privada de $1,5 billones genera una contracción de 1,1% del PIB. Es decir, la sola caída de la inversión privada podría haber generado una caída del 6,6% de la actividad económica.



Y con ello haber destruido casi un millón de empleos. No muy distinto, en verdad, de lo que realmente ocurrió. Lo que no se había descubierto, hasta la más reciente actualización por parte del Banco de la República, era el desastroso comportamiento del ingreso efectivo de recursos de inversión extranjera. A pesar del aumento en los registros, como lo muestra la gráfica, la inversión extranjera se redujo en un 95% (¡!!!) en los 2 últimos años, pues pasó de casi US$6.000 millones en el 97 a poco más de US$300 el año anterior. Ello explica casi la mitad de la caída de la inversión privada. La caída de la inversión extranjera podría así ser la fuente directa de una pérdida de 400.000 empleos en el último año. La recuperación de la inversión privada tiene que ser durante este año la principal preocupación de las autoridades económicas. La superación de la inestabilidad monetaria y cambiaria y de las vacilaciones fiscales ayudarían, así como el avance de las conversaciones de paz. Una reforma tributaria en favor de la inversión, que declare exenta de impuestos toda ganancia reinvertida sería invaluable. Pero sin inversión extranjera, abundante y modernizante, serán imposibles el presente y el futuro de la economía.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.