| 5/29/2013 12:00:00 AM

Réplica de la Superfinanciera

Réplica de la Superfinanciera
Para la Superintendencia Financiera, los documentos preparados por el AMV en el caso de InterBolsa están lejos de revelar una supuesta actitud omisiva o negligente de su parte. Por el contrario, según expertos del organismo que hablaron con Dinero, fue la propia Superintendencia la que los solicitó, en desarrollo de un proceso de seguimiento al que estaba sometida la acción de Fabricato desde comienzos de 2011.

Explicaron que al analizar los informes, la Superintendencia comprobó que, como lo admitió recientemente en un foro de Anif el presidente del AMV, Roberto Borrás, el Autorregulador no tiene la metodología necesaria para este tipo de indagaciones y por eso su información no resultó ni sólida ni concluyente y fue preciso reconstruirla.

“Por ejemplo
–dijo uno de los expertos– en uno de los apartes de sus informes de indagación, el AMV dice que no hubo manipulación de acciones de Fabricato, asunto que incluso les ha servido a algunos de los operadores del mercado que están siendo investigados para eludir su responsabilidad o para atenuarla”.

Precisaron también que, una vez reconstruida, ampliada y procesada, la información le sirvió a la Superintendencia Financiera “para darle a la Fiscalía la noticia criminal de lo que había ocurrido”. Además, como insumo importante para la formulación de cargos a cinco investigados administrativamente, entre ellos el italiano Alessandro Corridori.

“La alerta temprana –concluyen– no la dio el AMV. La dio la Superintendencia desde el momento mismo en que requirió, en 2011, la información que algunos pretenden usar ahora en su contra”.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.