Dinero.com Revista Dinero

El tránsito de Emilio Tapia de principal sindicado a testigo estrella ha sido vertiginoso.

| 10/10/2012 6:00:00 PM

Testigo de mentiras

Emilio Tapia, convertido en testigo clave de la Fiscalía, asegura que jamás firmó un contrato. Dinero revela un documento que demuestra lo contrario.

Emilio Tapia Aldana, el hombre que se reconoce a sí mismo como el principal intermediario en el carrusel de la contratación en Bogotá, parece encontrarse en el mejor de los mundos. La justicia penal lo considera su testigo estrella y lo mantiene en libertad como incentivo para que cumpla su promesa de revelar el 99,9% que, según él, aún está oculto en el mayor escándalo en la vida administrativa de la ciudad.

Los medios de comunicación también se han declarado sorprendidos por la calidad de la información que está ofreciendo, por la constancia con la que acude al búnker de la Fiscalía y por el hecho de que tiene sorprendidos a los más avezados investigadores, pese a que su colaboración tiene todavía un “carácter informal”.

Conserva el margen de maniobra suficiente como para arrogarse la facultad de señalar culpables o denunciar “injusticias” como las que, considera, se estarían cometiendo con el excontralor distrital Miguel Ángel Moralesrussi. También, para decirles a los investigadores que, pese a que ha sido llamado “el Zar de la contratación”, jamás ha firmado un solo documento y que su rol fue exclusivamente el de coordinar a los contratistas y reunir las comisiones para los hermanos Samuel e
Iván Moreno Rojas.

Pero, como ha ocurrido en otras ocasiones (ver recuadro), acaban de surgir nuevos elementos que lo obligarán a reconfigurar el perfil de sí mismo. Dinero obtuvo un documento que demuestra que Tapia escogió los socios, estructuró la financiación y definió las comisiones en uno de los principales proyectos de la Empresa de Renovación Urbana (ERU): la construcción del centro comercial San Victorino Cielos Abiertos, que iría de la mano con el Centro Internacional de Comercio Popular de Bogotá.

El documento, firmado el 31 de agosto de 2007, está titulado como “Acuerdo de contratación y confidencialidad” y está suscrito por Tapia, su coterráneo de Sahagún y socio de negocios, Manuel Fernando Pastrana Sagre, por los hermanos Luis Hernando y Luis Ángel Villalobos Sabogal, Henry Medina Rache y Blanca Nayibe Herreño Téllez.

Una de sus cláusulas establece que quien divulgue a terceros la existencia del acuerdo tendrá que pagar una multa equivalente al cincuenta por ciento de las comisiones de venta de los locales pagadas por el contratante. En ese momento las comisiones estaban tasadas en $300 millones.

Otras de sus cláusulas apuntan a amarrar el contrato a los intereses de sus socios, quienes se reservan el derecho de escoger las empresas inmobiliarias que participarían en el negocio.

En aquella época la Empresa de Renovación Urbana era dirigida por el exalcalde de Manizales Néstor Eugenio Ramírez, quien figura en la lista de exfuncionarios que acaban de ser denunciados penal, disciplinaria y fiscalmente por Pablo Bustos, coordinador internacional de Veedores sin Fronteras y presidente de la Red de Veedurías Ciudadanas de Colombia.

Las mismas acciones judiciales abrirán para Tapia nuevos escenarios de responsabilidad. Bustos presentó documentos según los cuales el testigo estelar de la Fiscalía tuvo también marcada injerencia en contratos del Invías y, a través de cooperativas, en entidades territoriales como los municipios de Chitaraque, Saboyá, Chiquinquirá, La Dorada, La Calera, Guasca y Gachetá.

Dos testigos, Erasmo José Montaña y Francisco Marcelo Jiménez, declararon ante la Corte Suprema de Justicia que Tapia incumplió varias veces compromisos económicos con la cooperativa Cootecol, cuya estructura usaba para la ejecución de varios de sus contratos, y que siempre dijo que se pondría al día cuando la Alcaldía de Bogotá le diera las comisiones que le había prometido después de que él le aportó a la campaña de Samuel Moreno $1.000 millones.

Todo esto sugiere que la justicia colombiana, inclinada a depender de la versión de “testigos estrella”, tendrá que hacer una depuración de sus fuentes antes de capitalizar la información que estas le están poniendo en bandeja.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×