| 9/16/2011 7:00:00 AM

¿Por qué salió Armando Zamora de la ANH?

La salida de Armando Zamora de la Agencia Nacional de Hidrocarburos obedece tanto a razones políticas como a intereses de sectores que estaban en su contra. ¿Qué pasó?

El martes 13 de septiembre, antes de entrar a un debate de control político en el Congreso de la República, Armando Zamora presentó su renuncia como director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

La noticia cayó como una bomba entre la opinión pública y el sector petrolero. Durante los ocho años que Zamora estuvo al frente de la entidad, la convirtió en el ejemplo a seguir por otras instituciones del Estado. Su conocimiento y autoridad en materia de hidrocarburos, su seriedad en el manejo de los temas petroleros y su capacidad para brindar institucionalidad e impulsar el crecimiento la convirtieron en la entidad de mostrar. Tanto así, que muchos de los organismos próximos a crearse –en materia de infraestructura, de minas y hasta en el tema forestal– están inspirados en la exitosa historia de la ANH.

Sin embargo, esta agencia quedó en el ojo del huracán. Los organismos de control y un grupo de congresistas pusieron en la mira a su actual director por varias decisiones que adoptó en los últimos años.

¿Cuándo pasó la ANH de ser el envidiado protagonista del boom petrolero a convertirse en el objetivo de las investigaciones y denuncias?

En 2003, la creación de la Agencia representó un hito en la historia petrolera de Colombia: esta nueva institución se encargó de administrar y regular las políticas de exploración y explotación petrolera, dejando a Ecopetrol sólo con los temas comerciales, industriales y empresariales.

Los resultados se han visto. En estos ocho años han sido firmados 391 contratos para exploración, producción y evaluación técnica. Esto significa un promedio anual de 50, cuando en los últimos años del anterior modelo no llegaban a 25. La sísmica está disparada y llega a un nivel de 25.000 kilómetros adicionales por año, un indicador muy superior a los apenas 6.000 que había antes de la Agencia. En el último gobierno del presidente Uribe, la ANH superó todas las metas: se había propuesto adjudicar 32.000 kilómetros de sísmica y logró 82.000; el otro objetivo era desarrollar 160 pozos exploratorios y alcanzó 332. A julio de 2011 ya iban 75 nuevos pozos exploratorios. La inversión extranjera este año se estima llegará a US$4.200 millones, récord en la historia del país.

Si todo es así de positivo, ¿cuál es el origen de la polémica contra Zamora y la ANH?

La primera crítica está relacionada con la producción de petróleo en Colombia. Aunque viene en ascenso y alcanza los 940.000 barriles diarios, es claro que no se han encontrado nuevos yacimientos.

“Es cierto que la producción de petróleo subió, pero no por nuevos hallazgos sino porque se están exprimiendo los pozos actuales. No ha sido tal el éxito; sí ha habido más sísmica, pero resultados concretos, no. No creo que estén haciendo buen trabajo en la ANH: el resultado técnico no ha sido muy favorable, lleva casi ocho años y se han descubierto 80.000 barriles nuevos de los casi un millón que hoy produce el país”, dice el senador Jaime Durán Barrera, de la Comisión V.

Pero esta solo es una cara de la moneda. “Es indudable que los resultados de la ANH son una combinación de buena política y buenos precios. Es necesario que haya precios altos, pero no es suficiente –dice un empresario del sector–. Si no, mire los casos de Ecuador, Venezuela y Argentina, cuya exploración y producción caen, pero los precios son los mismos para todos”.

Para el ex viceministro Manuel Maiguashca, la ANH “es una entidad joven y estamos viendo el primer ciclo de éxito en donde el campo petrolero en Colombia es más atractivo, gracias a la fuerza institucional de la Agencia. En eso, la entidad debe ser firme y juiciosa. Si se nota, este año no hubo rondas porque se ha dedicado básicamente a organizar nuevas exigencias”.

Polémicas adicionales

Las otras críticas están relacionadas con los pronunciamientos de los organismos de control sobre la gestión de la ANH en varios frentes. Al examinar los estados contables, auditores de la Contraloría consideraron como una posible irregularidad que la ANH haya recibido, entre 2007 y 2010, $1,8 billones por concepto de margen de comercialización de las regalías, traducido en la diferencia entre el precio liquidado por el Ministerio de Minas y el valor del crudo vendido por Ecopetrol. Según ellos, la entidad se debe limitar al recaudo y giro de las regalías a las entidades territoriales y no está autorizada legalmente para registrar como ingresos propios los valores generados por ese tipo de operaciones. Reprocharon también que la Agencia reporte como suyos los rendimientos generados por las regalías registradas en cuentas bancarias y las utilidades de los TES constituidos con cargo a esos recursos.

Según técnicos de la entidad, el margen de comercialización hace parte de la misión institucional de “administrar integralmente” las reservas de hidrocarburos de propiedad de la Nación y que, de acuerdo con la Ley 118 de 2006, de dicha misión hacen parte el recaudo y la comercialización de las regalías pactadas en los contratos de exploración y de producción. Para zanjar dudas, el Ministerio de Minas y Energía elevó una consulta ante el Consejo de Estado.

De hecho, la Procuraduría General de la Nación requirió a la ANH para que reintegre a los beneficiarios de las regalías más de $1 billón apropiados por esta entidad desde el año 2007 por concepto de margen de comercialización. Hasta el momento no hay una última palabra sobre este debate que es estrictamente jurídico.

Otro asunto en discusión es un convenio firmado en noviembre de 2009 por la ANH con las Fuerzas Militares para hacer exploración sísmica en áreas afectadas por la presencia de grupos armados irregulares. El convenio fue suscrito inicialmente por $41.893,6 millones y luego, mediante un otrosí, elevado a $50.193,6 millones, pues incluía, entre otras cosas, programas de capacitación para ingenieros militares.

Los cuestionamientos dirigidos contra Zamora consisten en haber apropiado los recursos para dotaciones militares y para programas de capacitación sin que el Ejército les esté proveyendo información sísmica. Un experto asegura que el convenio no buscaba convertir soldados en expertos en sísmica, sino que tenía el carácter de un esfuerzo interinstitucional en el que la ANH proveería el conocimiento y las Fuerzas Militares la seguridad en zonas petroleras.?Los organismos de control han mirado con lupa la destinación de $3.815 millones a programas de becas para educación preescolar, primaria, secundaria y estudios universitarios de pregrado y postgrado para empleados de la agencia y sus hijos.

La determinación, aprobada por el Consejo Directivo de la entidad, buscaba retener el talento y evitar la alta rotación de funcionarios de la ANH que, solo en 2008, alcanzó 80%.

¿Mafia?

Sin embargo, no son los únicos líos. Uno de los procesos más complejos fue el tema de Montco Energy, una empresa que aspiraba a quedarse con uno de los bloques de exploración de la Ronda Colombia 2010. Sin embargo, en mayo pasado, los contratos le fueron cancelados porque, a juicio de la ANH, la compañía presentó datos falsos, como una eventual operación en Gabón, investigación que está en manos de la Fiscalía. Según el portal de internet lasillavacia.com, capos como alias Chupeta estarían detrás de esta compañía.

Algunos aseguran que las milicias de las Farc estarían buscando algún tipo de control en la operación de la ANH. De hecho, su presencia en zonas sensibles para el tema petrolero ha vuelto cada vez más difícil la labor por parte de la Agencia.

Otra de las críticas tiene que ver con contratos que firmó la ANH con empresas del desaparecido Grupo Nule. En concreto, con la unión temporal Kpital Geofísica, con la cual firmó en el año 2005 varios contratos de sísimica. ?Hasta el momento, ninguno de estos procesos ha tenido un fallo definitivo contra Zamora.

¿Un tema político?

A pesar de que los congresistas señalan que su preocupación es poner en evidencia las deficiencias en la administración de la ANH, esas críticas no son ajenas a la política.

Las principales críticas vienen de miembros de la Comisión V del Senado, que aborda los temas mineros y petroleros. Esa comisión será la encargada de discutir la reglamentación de la Ley de Regalías que deberá discutirse antes de diciembre. Este debate encarnizado contra la ANH sirve para marcar terreno en una discusión que genera enormes expectativas en todas las regiones, más aún en época electoral.

Algunos empresarios y políticos consultados por Dinero consideran que la ANH era intocable en el gobierno de Uribe. Por eso, a raíz del cambio de gobierno, las expectativas por nuevas caras en la dirección de la agencia eran muy altas. Sin embargo, el presidente Santos decidió, en su momento, mantener la estructura.

Acerca de si las críticas a Zamora tienen alguna intención política o burocrática, el senador Jaime Durán Barrera señala que no es así. “Control político es lo que nos corresponde hacer a nosotros”, dice, y descarta que quiera ir tras el cargo de Zamora.

A su vez, el senador José David Name aseguró que no tiene intenciones políticas o burocráticas. “No conozco la Agencia Nacional de Hidrocarburos; nunca la he visitado, el tema de la ANH lo vengo discutiendo desde el gobierno de Álvaro Uribe, porque a quienes están perjudicando es a las regiones, porque no se les ha definido qué pasa con los rendimientos cuando se les congelan las regalías. Además, la Procuraduría y la Contraloría me han dado la razón. No tengo candidato para reemplazar a Armando Zamora”, asegura.

Los empresarios también tienen reparos. Uno, que la ANH no debe adelantar exploración sísmica, “pues desdibuja su función”, dice un empresario; y dos, su papel intervencionista en los programas exploratorios y de inversión, señalando dónde –dentro de un bloque asignado– deben explorar.

Los resultados e institucionalidad que la ANH le ha dado al sector petrolero son evidentes. Es natural que algunos piensen que llegó la hora de un nuevo aire en la Agencia. Las supuestas irregularidades hasta el momento no han estado acompañadas ni por fallos fiscales, ni disciplinarios y deberán ser los entes de control los que se pronuncien.

Lo que el país no puede aceptar es que se juegue con un esquema que ha dado resultados. El reto para el Gobierno será mantener la independencia de la entidad de los vaivenes políticos, ajustar las políticas ambientales y sociales para enfrentar el crecimiento en la producción y exploración y no dejar perder la visión de una agencia que hoy se ha convertido en el modelo a seguir en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?