Dinero.com Revista Dinero

Peligrosa subasta

| 5/23/2012 6:00:00 PM

Peligrosa subasta

Los resultados de la puja para la adjudicación de los contratos de distribución de refrigerios en colegios públicos entrañan riesgos para la salud de los estudiantes.

El método novedoso aplicado por su gobierno para seleccionar los proveedores de refrigerios para 477.000 estudiantes de los colegios públicos de Bogotá llevó al alcalde Gustavo Petro a proclamar el pasado 3 de mayo el éxito de un modelo que tiene un doble propósito: asegurar la nutrición básica de los alumnos y frenar la deserción escolar.

Ese día concluyó en la Bolsa Mercantil de Colombia una puja inversa (ofertas basadas en precios bajos) en la que los interesados en hacerse a los contratos para las 22 zonas de la ciudad se pusieron en manos de los corredores que se suponían más avezados. Decantadas las cifras de las propuestas, los resultados parecían alentadores. Con un valor de $34.602 millones, la puja le garantizaba a la ciudad un ahorro de 8,6%, según la Secretaría de Salud.

Adicionalmente, entrarían nuevos jugadores a un mercado difícil y competido; con lo cual, al menos en teoría, la selección cobraba un carácter democrático y no dejaba lugar a dudas sobre los favoritismos que suelen rondar en las licitaciones tradicionales.

Sin embargo, los operadores bursátiles que controlaban la puja no disponían de las herramientas necesarias para evaluar la calidad de los oferentes y su experiencia, en un campo sensible para la salud pública. Quizá por eso las sorpresas no han tardado en aparecer antes de que se formalice la adjudicación.

Lo barato sale…

Ya han hecho agua por lo menos dos de los proponentes mejor calificados. La Unión Temporal Emprender, representada por Gustavo Martínez, demostraba capacidad económica para la compra de alimentos pero no disponía de una planta habilitada para su procesamiento y empaque técnicos y con capacidad para garantizar la calidad nutricional y la higiene de los refrigerios.

Otro oferente, Ricardo Camargo Camperos, se enfrentaba a las dudas por posible manipulación de las fichas técnicas. Adicionalmente, la Asociación Cristiana de Jóvenes, bien librada durante la puja, fue descalificada recientemente en la licitación 007 de 2012 de la Alcaldía de Puente Aranda para la provisión de alimentos por no conseguir el puntaje necesario en cuanto a calidad nutricional.

El Espectador reveló el 10 de mayo que el sistema de puja no logró impedir que otra empresa con posibles nexos con el Grupo Torrado, cuestionado en el pasado reciente por el alcalde Petro por posible corrupción, quedara en posición favorable para recibir la asignación de dos zonas.

El impacto económico del método sobre empresas con amplia experiencia también se ha hecho sentir. Firmas como Nutrix y La Campiña se vieron obligadas a reducir hasta en 12% los precios para conservar sus franjas de mercado. “Con eso, a duras penas conseguiremos el punto de equilibrio”, dijo uno de sus ejecutivos.

Ahora el principal predicamento para la administración será garantizar la calidad de los refrigerios y evitar que operadores sin experiencia ni recursos suficientes pongan en juego la salud de los niños que se educan en los establecimientos públicos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×