| 9/28/2012 8:00:00 AM

¿Otro carrusel?

El acueducto, los contratos de recolección de basuras y el manejo de la concesión de los patios podrían ser las piezas que componen el “carrusel” de la contratación del alcalde Gustavo Petro. ¿Cuál es la verdad?

Existe un nuevo carrusel de la contratación en la Bogotá de Gustavo Petro? ¿Qué tan independiente y neutral será la indagación anunciada en contra del Alcalde? ¿Se conserva la huella de los Nule en la administración pública? Estas preguntas rondan en las cabezas de los críticos del mandatario de la capital.

Dinero buscó respuestas y recuperó las piezas del posible carrusel compuesto por “jinetes” y “caballos” que galopan al ritmo de millonarios contratos.

Abrevadero burocrático

El alcalde ha sido cuestionado por haberle dado posiciones privilegiadas a Alberto Merlano Alcocer, primo de su esposa, en las juntas directivas de las principales empresas de servicios públicos de la ciudad. En julio pasado, la Contraloría Distrital cuestionó el hecho de que Merlano sea al mismo tiempo asesor del Alcalde –con un contrato de más de $18 millones mensuales– y haga parte como miembro principal de las juntas en las que el propio Petro tiene asiento. El mandatario se ha defendido con el argumento de que no está violando el régimen de inhabilidades e incompatibilidades ya que no tiene relación de consanguinidad con su primo político.

Sin embargo, lo que no podrá negar es que en la Empresa de Acueducto y Alcantarillado (EAAB), convertida en una especie de abrevadero para los ejemplares de los jinetes del carrusel de la contratación, sigue vigente la huella del Grupo Nule. Nelson Valencia Villegas, exgerente comercial de la liquidada Aguas Kapital y hombre de confianza del Grupo, es hoy gerente de procesos masivos de Aguazul, empresa que administra una de las zonas más grandes del acueducto capitalino: la comprendida entre los sectores de Engativá, Teusaquillo, Fontibón, Chapinero y Santafé. La zona era la misma que estaba bajo el control de los Nule antes de la intervención de sus empresas.

Los gerentes zonales también tienen asiento en la junta directiva de la EAAB. Valencia fue ratificado directamente por el alcalde. El tema volverá a primer plano de actualidad en octubre próximo, cuando la concejal María Victoria Vargas realice un debate en el que espera demostrar que otros funcionarios cercanos al alcalde y a los Nule han estado transitando a través de las ‘puertas giratorias’ de las entidades del sector.

El potrillo de la prórroga?El 6 de septiembre el procurador Alejandro Ordoñez abrió indagación preliminar contra el alcalde Gustavo Petro, a raíz de denuncias hechas por el periodista Felipe Zuleta Lleras en varias columnas publicadas en El Espectador. Zuleta ha insistido en que Petro tiene una estrecha relación con los Nule y lo ha conminado a responder públicamente varias preguntas sobre el particular. En una entrevista con María Jimena Duzán, aparecida el 24 de septiembre en Semana, el Alcalde aseguró que Zuleta no fue a la Procuraduría a defender una denuncia y que la investigación no fue iniciativa del Procurador sino resultado de los reproches del periodista.

Es verdad que el Procurador no ha llevado la iniciativa en las indagaciones contra Petro. Por el contrario, todo parece indicar que Ordoñez ha tomado decisiones para ayudar administrativamente al Alcalde. Dinero encontró que el jefe del Ministerio Público comisionó a uno de sus funcionarios de confianza para que se pusiera al frente de la Unidad Administrativa Especial de Servicios (Uaesp) y desde allí manejara los millonarios contratos para la recolección de basuras.

El escogido fue Carlos Arturo Arboleda, jefe de la División de Registro y Control de la Procuraduría. El movimiento se amparó en una licencia de seis meses, prorrogable a dos años. Arboleda estuvo apenas cuatro meses como director encargado de la Uaesp y se retiró de allí 48 horas después de que Petro firmara el decreto que lo nombraba en propiedad. Sin embargo, durante su breve paso por la entidad tomó una decisión tan importante como controvertible: prorrogó por tres meses la concesión para los actuales operadores de la concesión de basuras, entre los que se encuentran Aseo Capital, Lime y empresas en las que tiene intereses William Vélez, uno de los ‘zares’ de la contratación.

La prórroga no es una decisión con efectos neutros, ya que favorece unas empresas que evitan así la pérdida de millonarios activos que se habrían visto depreciados con el fin del contrato. Ahora cabe formular la pregunta sobre si un Procurador que ha movido fichas en la administración e influido en decisiones contractuales conserva la libertad de criterio para investigar al Alcalde.

Establo seguro


Otra tema polémico es el contrato 075 de 2007, cuyo objeto es “la prestación de los servicios de inmovilización en patios para vehículos de servicio diferente al público y servicio de grúas en el Distrito Capital”.

Dinero reconstruyó la historia del contrato, que fue adjudicado a la firma Ponce de León, cuando esta hacía parte de los activos del grupo. En junio de 2010, cuando los primos Nule se declararon en bancarrota, los directivos de Ponce le enviaron a la Secretaría de Movilidad el oficio número 262-CA-2765-OB para que les autorizara la cesión del Contrato a la Empresa Dismarcor S.A., de propiedad de Carlos Orlando Riascos, hombre cercano al conglomerado.

La operación se frustró porque en septiembre de ese año la Superintendencia de Sociedades intervino a Ponce de León y confió su administración al interventor Saúl Sotomonte.

En dos ocasiones Sotomonte ha intentado vender el contrato. En julio pasado publicó un aviso en el que tasaba su valor en $1.550 millones. Luego lo redujo a $1.332 millones. ?Sin embargo, el 16 de agosto, cuando vencía el plazo para la admisión de la propuesta, publicó un tercer anuncio en el que advertía que la operación quedaba suspendida porque La Superintendencia no había impartido aprobación.

Sotomonte le dijo a Dinero que el contrato no puede ser arrebatado a los actuales operadores, ya que, por obra de esa misma intervención, se convierte en un activo fijo de la compañía.?Por ahora hay más dudas que certezas sobre si las piezas del carrusel, representadas simbólicamente en briosos caballos, encajan o no.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?